Miércoles 10/08/2016

Giménez

 

            Cuenta la historia que Giménez nunca vio la luna, que siempre vivió durante el día. Que de noche jamás salió de su cuarto, ni siquiera se animó a correr las cortinas. Todos los días de su vida, Giménez salía religiosamente a las nueve de la mañana en punto. La historia cuenta que Giménez tenía, tuvo y tendrá una sola amiga que tenía permitido entrar, en la pieza de la pensión donde él vivía, a las ocho de la mañana y se retiraba a eso de las diez de la noche.

 

            Cuenta la historia que Miriam nunca se mostró en público acompañada de Giménez. Que Miriam le contaba de cómo era la luna y cómo la discriminaban por ser un hombre vestido de mujer.

 

 

            Giménez jamás supo ser hombre…. siempre llevó con orgullo su alma de mujer.


Escribir comentario

Comentarios: 0