Martes 03/07/2018

CANÍBAL

Una vida en una hora

 

Por Ale Morales y David Alós

 

El sábado 30 de junio nos tocó el grato deber de cubrir “Caníbal”, la obra teatral que dio el cierre al ciclo de “Bohemia compañía teatral” en el centro cultural, autogestionado, “La Colombina”. 

 

En una noche algo fría nos dirigimos a Godoy Cruz para encontrarnos con el, ya característico, aroma a comida casera y el ambiente hogareño que brinda el centro cultural ubicado en la calle Balcarce al 220. La sala, como en las anteriores funciones, fue colmada en su totalidad. 

 

La música se dejó de escuchar para darle pie a un pequeño discurso por parte de todes les que conforman “Bohemia compañía teatral”, en el cual se agradeció al lugar; a la gente y también hubo tiempo para criticar la falta de espacios donde el arte y la cultura tengan lugar. Era una noche especial para les integrantes de la compañía, ya que en minutos se subiría al escenario nada más y nada menos que el director de las obras de la “Bohemia”. Al finalizar las palabras de apertura, todes salieron del escenario para dejar la sala en total oscuridad y silencio.

 

La obra unipersonal comenzó con una pintoresca canción que fue brutalmente irrumpida por Mariano (Gerónimo Miranda), quien se encontraba en el piso iluminado por una luz roja muy intensa y acompañado de sonidos “aturdidores” que nos envolvían en una atmósfera intrigante, oscura y muy atrapante. Hay unos pequeños momentos para la risa, pero la obra tiene una intención más profunda que nos hace cuestionar la naturaleza de los seres humanos y de la sociedad en la que estamos insertos. 

 

La historia se centra en la vida de “Mariano”, una persona común con una vida muy problemática. A lo largo de la misma se nos van revelando momentos donde el personaje principal se encuentra cara a cara con “caníbales”, personajes malignos que solo sirven para crear caos y malestar. 

 

En cuanto a la escenografía solo contó con la presencia de Gerónimo y de un maletín, esto hizo que todo el trabajo de transportarnos de un espacio temporal a otro y cambios de personaje, dependiera de su actuación. 

 

“Caníbal” es una obra para verla más de una vez, es que este unipersonal recorre muchas emociones y sensaciones que alguna vez hemos sentido, y muestra cómo las personas, aun sin superarlo, seguimos adelante con nuestras vidas. El contenido de la obra tiene un guion excepcional, acompañado de una actuación más que destacable, las condiciones de Gerónimo Miranda denotan la cantidad de ensayo y laburo detrás de ese personaje, que sabe hacer reír pero también demostrar la peor miseria del ser humano y la falta de solidaridad con el que tenemos al lado; las expresiones del actor que pueden llevarte de la infancia más tierna hasta el último segundo de vida de una persona. El trabajo de iluminación y sonido hace el juego necesario para fundirse con la obra. 

 

Si bien el ciclo teatral por parte de la “Bohemia” llegó a su fin, La Colombina sigue brindando funciones como la de “Chapote Chircus” que está dirigida a un público infantil y será con entrada libre y salida a “la gorra”.

 

El teatro mendocino necesita más de estas propuestas arriesgadas, poner toda la carne al asador en un ciclo para que le público te vuelva a ver o empiece a conocerte. Hay un trabajo enorme detrás de la “Bohemia”, y es lo que la gente de Mendoza debe seguir bancando, estos espacios libres de expresión, que tienen mucho para decir y le ponen todo el corazón para que los escuchen. Con el “Ciclo Bohemio” finalizado, no tenemos más que felicitarlos y agradecerles por la oportunidad de conocerlos un poco más.

 

 FICHA TÉCNICA

 

Actuación: Gerónimo Miranda

 

Dirección: Pablo Díaz

 

Asistencia de Dirección y Técnica: Camila Insúa

 


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS