Domingo 11/02/2018

CRÓNICAS DE UNA NOCHE PAPETS

La noche donde el Teatro Independencia se rompió de amor

Luca Bocci es un músico de 22 años que, en 2017, se hizo conocido por toda la Argentina y gran parte de Latinoamérica gracias al disco solista “Ahora” que subió a YouTube. Sin embargo, nunca se había presentado en este formato solista, en Mendoza, hasta el viernes.

 

Si hay algo que destacar de la noche del nueve de febrero, además del look del Zurdo (Gastón Ramos), es la cantidad de invitados que se subieron en diferentes temas con diversos instrumentos y acompañamientos que, de subirse todos al mismo tiempo al escenario, se podría visualizar una “mansa orquesta indie”. Más que invitados, amigos. Y más que amigos, hermanos. Compartiendo con todos esa unidad que caracteriza a esta nueva generación de músicos.

 

Inaugura la noche “ESTOS! Mentirosos” con su indie rock con tintes electrónicos. Luego de su primer tema, el cantante de la banda, Nicolás Robledo hace una tímida presentación que las guitarras no tardan en desinhibir y arrancan con toda la furia. Al final invitan a Ignacio al teclado, antiguo miembro de la banda, se escucha una pista y el resto de la banda se encarga de mezclarla con los instrumentos en vivo, sumándose el teclado, una pandereta e incluso el público cantando. Cierran con “Las flores y los gatos” y muchos aplausos. Se cierra el telón para darle el lugar a los Goldens.

 

Se hace una breve pausa y la emoción empieza a crecer. Se asoma “Intro” desde el escenario y el telón se abre con voz de Luca a todo volumen en “Danzan”. Termina la canción con el simple característico original de Carlos García (Folklore en piano). La dejan sonar completa mientras se presentan y bailan un poco. Llaman a su primer invitado, Juan Saieg, cantante de “Usted Señálemelo”, quien acompaña con el teclado y su voz en “Archipiélago”. Además, también toca el batero de los “Usted” Lucca Beguerie Petrich.

 

“Empezamos bien” comenta mientras prepara los siguientes temas de “Hojarasca”, asegurando con sus acordes que, efectivamente, se iba a poner mejor. El próximo en aparecer es Gregorio Cruz, integrante de la otra banda de Luca, “Hojarasca”, quien nos aporta el hermoso sonido de su trompeta. Aprovecha para contarnos que este año se lo quiere dedicar a sus bandas, que tienen mucho que dar y son donde él conecta. Lo que vale verdaderamente. Recordemos que Luca, además de Hojarasca, integra “Alicia”, quienes están a punto de sacar un disco.

 

Para su próximo tema llaman a Simón Poxyran, cantante de “Perras on the beach”, para compartir las tablas con Luca. Con una cinta scotch da inicio a “Detener” (escrito por Agustín Colombarini) pero esta vez con una vuelta de tuerca que involucra un rap por parte de ambos, y a Simón bailando por todo el escenario, pasándole el micrófono al resto de los “Golden Papets” para que aporten con sus gritos ¿rítmicos?, Renzo, el bajista se niega un poco avergonzado y todos ríen mientras siguen tocando. La canción transmuta en un juego donde todos se divierten. Simón y Luca la rematan en el centro del escenario, arrodillados en el piso, abrazándose.

 

“Tengo... un teatro en la mano y un arma en la cabeza”
“Tengo... un teatro en la mano y un arma en la cabeza”

Los “papets” se retiran y Luca queda en el medio de la sala con una luz que lo ilumina a él, para dedicarle una canción –nueva- a su novia. En este momento, él se empieza a abrir un poco más, nos cuenta que escribió el tema en México cuando estaba solo de gira y de esta soledad surge “Cruzaría el mar por vos” (Súper tierno).

 

Pero esto no acaba, y se le agrega más misticismo a la noche. Manu Damia aparece con una túnica y tambores, se sienta a un costado mientras Luca afina su guitarra de manera distinta y nos sigue deleitando con su música mezclada al compás de los bombos. A él le sigue el “Cascote” (Exequiel Seidel) y ambos nos tocan la anécdota de un amanecer que presenciaron. “Ese cielo no puede más” fue el comentario que salió de donde surgió esa canción. Vieron ese cielo cuando ambos se cagaban de hambre y debían tocar en el micro… “Y ahora estoy tocando en el Independencia” agrega al final.

 

Entra el Zurdo, Gastón Ramos,  con todo el estilo (vale aclarar que todos habían ido muy producidos en lo que respecta a vestuario). Luca avisa que no puede afinar la guitarra de nuevo pero no importa, porque el tema lo vale. Y sale un 40° de su EP con solo de piano y una hermosa y rockera versión de “Ahora”, con sus cambios esporádicos de las letras (algo usual en el cantante) y Bruno Beguerie, otro integrante de “Perras on the beach”, se sumó a la puesta. Y los invitados no paraaaaan. Desde el este se viene a este oasis Emmanuel Horvilleur y nos comparte dos temas suyos que canta a dúo con Luca.

 

           Por las dudas de que Emmanuel no te suene, te dejamos los siguientes versos para refrescarte la memoria: “¿Y donde están esas radios modernas? Que pasan esa música que me hacen tan bien”. En Mendoza al parecer ;)

 

El toque va finalizando con el último tema de su disco “Fujin ama a Raijin”, una canción que la hizo para su hermano, basada en un mito japonés sobre dos dioses que se la pasan peleando al igual que ellos en su infancia, eso es lo que, de alguna forma, los formó en carácter. Al tema se prende Rómulo Herrera y se larga un tremendo solo de flauta traversa que encanta al todo el teatro, y para cuando termina, Luca ya no está en el escenario y solo quedan los aplausos.

 

Entonces vuelve, y esta vez acompañado de “Cocó” Orozco como guitarrista. Pide un aplauso para Emiliano Lucero, el batero, quien se puso la camiseta por Azul Aguiar que, debido a una operación, no pudo participar del recital (aunque por supuesto acompañaba tras bambalinas). Por esto, Lucero tuvo que aprenderse todos los temas en una semana. También pide un aplauso para el resto de la banda. También aprovecha y pide aplausos para “Estos! Mentirosos”, su familia, al público, a la vida, a todo. Nos repite, como ha hecho a lo largo de todo el show, al igual que abrazarse con todo el mundo; lo importante que son sus amigos, tanto como los que están en el escenario como los que han ido a verlo, y la gente que lo quiere, agradeciendo a todos los que lo han ayudado y apoyado.

 

Finaliza la noche. La gente pide a gritos y a silbidos una más... y una más... se hace esperar un poco, pero la melodía comienza a sonar. La gente lo empieza a cantar. Y los que veían a escondidas, a los costados del escenario, salen a capturar el momento. El independencia entero de pie, cantando y medio danzando con “Bahía” a toda potencia. Un digno final para una noche verdaderamente épica donde todo el mundo se fue más que satisfecho.

 

Epílogo

 

 

Toda la banda de pibes se junta a la salida del teatro a fumar y beber un par, y seguir abrazándose e irradiar felicidad. Tanto Luca, como la mayoría de los artistas que estaban, viajan al otro día rumbo a Córdoba para romperla en el Cosquín. La gira de Luca sigue en Rosario y luego junto a “Mi amigo invencible” participan en el LollaPalooza de Buenos Aires.

 

                Esperemos que no tengamos que esperar tanto para volver a verlos aquí y que la escena local tenga más cabida. Porque ha demostrado por demás que tiene mucho para dar.


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS