Jueves 13/12/2018

CON LA ESI NO TE METAS

EL hashtag #ConMisHijosNoTeMetas y el no a la “ideología de género” se está haciendo cada vez más visible en las calles de todo el país

En las últimas semanas se ha hecho visible el repudio a la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) por parte de algunes padres de alumnes de escuelas, primarias y secundarias del país, y por las Iglesias Católica y Evangélica. Su rechazo hacia la ESI tiene como mayor fundamento, los problemas conceptuales con la “Ideología de Género” pero, paradójicamente, plasman su ideología en carteles rosas y azules que se ven en las calles, marchas y redes sociales. A partir de ello es que los medios hegemónicos comienzan a tomar protagonismo a través de encuestas o noticias sobre el supuesto repudio masivo que está teniendo la Ley de Educación Sexual Integral en todo el país.

 

Hace unos meses se buscó reformar la ley 26.150. Las intenciones eran, principalmente, modificar el artículo 5 que permite a las escuelas, sobre todo las religiosas, a que decidan que se va a dar sobre educación sexual impidiendo a los niñes y adolescentes que se lleve a cabo su derecho de recibir Educación Sexual Integral. Con la reforma se pretendía eliminar las “bajadas de línea” institucionales. La Federación de Asociaciones Educativas Religiosas de la Argentina (FAERA) manifestó su descontento con respecto al nuevo proyecto, sobre todo en este artículo aduciendo que el Estado debe ser “respetuoso” de las diferentes convicciones y el ideario institucional educativo, sin imponer ideologías y que los padres tienen derecho a que su hijes reciban educación conforme con sus propias opciones morales y religiosas. Entonces yo me pregunto, ¿y los derechos de eses niñes de recibir Educación Sexual Integral?

 

También se planteó la modificación del artículo 1°, para que se incluya en la definición de integrabilidad la perspectiva laica y científica, la intención era que las escuelas religiosas comenzaran a regirse por esta norma y abarcar la educación sexual integral con una perspectiva diferente a la religiosa; los cambios en este artículo permitían establecer de orden público-obligatorio y no de adhesión a la ley para que de esta manera se pudiera llevar a cabo la Educación Sexual Integral en todas las instituciones del país.

 

Dicha reforma busca incluir en el artículo 2°, leyes redactadas posteriormente como la Ley de Matrimonio Igualitario (26.618) y la de Identidad de Género (26.743), fundamentales para que se abarque en todos los sentidos la perspectiva de género y establecer empatía y respeto a les alumnes.

 

El oficialismo decidió no aprobar la reforma de la ley ESI debido a que considera que, esta, no necesita ser modificada, sino que debe terminar de implementarse efectivamente en todo el territorio nacional, sin tener en cuenta la importancia de la Educación Sexual Integral. 

 

Es importante derribar los mitos existentes sobre la ESI. Este programa, es ley desde 2006 pero todavía no ha sido implementada, no enseña a les niñes de cuatro años a masturbarse: sí les enseña a conocer las partes de su cuerpo, el vocabulario correcto para nombrar los órganos genitales, la adquisición de pautas de cuidado y la autoprotección, el concepto de intimidad y de cuidado de la intimidad propia y de las/os otras/os, el decir “no”, el pedir ayuda y no guardar secretos que los haga sentir incómodos o mal. Estos preceptos han ayudado a que muches niñes atestiguaran que fueron víctimas de abuso sexual por parte de un adulto luego de recibir una charla sobre Educación Sexual Integral, ayuda a les ñiñes a detectar un abuso sexual, y que esto no es solo si hay penetración, sino que puede ser de otras formas. 

 

No enseña a “ser homosexuales”; enseña que existe la diversidad en las personas tanto en apariencia física, orientación sexual e identidad de género, la superación de los prejuicios y las prácticas discriminatorias , enseña vínculos afectivos, el no juzgar al otre por ser “diferente”, por no “ser lo que es normal”, por su sexo bilógico, enseña a entender la diversidad y a que no tienen que estar bajo lo Heteronormativo, que existen otros horizontes en la sexualidad y que no por eso hay que discriminar o ver de forma rara al otre, a no reprimir si se sienten “diferentes”, a que su sexo biológico no defina necesariamente su identidad.

 

No enseña “Ideología de género”, enseña Identidad de Género, enseña que el género es una construcción social, que hay diversidad de género, que no es necesario haber nacido en un cuerpo masculino y que te gusten las mujeres, o que si naciste del sexo femenino te tienen que gustar los hombres; enseña que podes ser mujer y sentirte, llamar, vestir como un hombre, o ser hombre y sentirte mujer, que tu cuerpo es tuyo y si querés ser mujer habiendo nacido hombre podes tener un D.N.I. con el sexo femenino y con el nombre que vos sentís que es para vos, porque hay una ley que te respalda y te lo permite.

 

No enseña que el aborto es algo bueno, enseña a decidir, enseña a prevenir embarazos no deseados a través de los métodos anticonceptivos, cómo funciona cada uno de ellos y a que cada una/o elija con cual cuidarse, enseña que estos métodos de prevención pueden fallar, y que el aborto existe, existió y va seguir existiendo, legal o clandestino, aborda el aborto no solo desde lo ético (tal vez una de las cosas que más asusta), sino también desde lo social, lo cultural, lo jurídico y como un tema de salud pública.

 

Es importante terminar con estos mitos de sociedad conservadora, ver la diversidad, tener más tolerancia y respeto con le otre.

 

La Educación Sexual Integral es un derecho de todes les alumnes, derecho que es otorgado por la Ley 26.150, la cual establece: “…que todos los educandos tienen derecho a recibir Educación sexual Integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada…la cual articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos”. Y como es un derecho del estudiantado, es una responsabilidad y una oportunidad para los docentes enseñar ESI, ya que dicha Ley les ampara, otro punto de repudio para los partidarios de: “con mis hijos no te metas”, que dicen que con la aplicación de este programa se les va a quitar su derecho de educar a sus hijos según sus valores y creencias.

 

Debemos, como sociedad, exigir que se enseñe Educación Sexual Integral en todas los establecimientos escolares del país y en todos los años y espacios curriculares, ya que es un tema transversal, para que les niñes y adolescentes puedan ser más tolerantes ante la diversidad, para que puedan detectar abusos sexuales y para que puedan decidir.  

 


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS