Jueves 29/06/2017

LA GRAN HISTORIA DETRÁS DEL VIDEO

“LA LA LA” de Naugty Boy Ft. Sam Smith"

 

La música y sus videos han escondido millones de historias, misterios y curiosidades que con el tiempo han sido descubiertos o, simplemente, no muchos llegan a entender los mensajes e historias.

 

Por eso, “Palabras macabras” investigó la genial historia de este video que la letra, en mi opinión, tiene un bello significado y la historia que esconde el video es interesante, al menos para contarla, ya que esconde a una criatura maligna.

 

 

“LA LA LA” es el sencillo del álbum  lanzado el 18 de abril del 2013 por el productor “Naugthy Boy” y cantado por el vocalista británico Sam Smith. Este se vendió con total rapidez, fue el más vendido en 2013.

 

Principalmente la letra intenta dar un consejo: cuando alguien te diga algo negativo o quiera juzgarte acerca de cómo sos, cómo te vestís y/o cómo actuás; simplemente tenés que ignorarlos (o como dice en la letra: “cubro mis oídos como un niño, cuando tus palabras no significan nada digo LA LA LA”).

 

El video de 4:04 minutos fue grabado en Bolivia durante 4 días que, sencillamente mirándolo, tiene relación con la famosa novela infantil de L. Frank Baum “El mago de Oz”. Un niño se va de su casa (Dorothy), primero se cruza con un perro (León cobarde), luego con un hombre lleno de tierra (Hombre de hojalata) y, luego, con un hombre con una extraña bolsa en la cabeza (espantapájaros). Los tres llevan al niño a ver a una estatua (el mago). Hasta ahora todo bien, común, pero la historia tiene un trasfondo mucho más legendario, en Bolivia existe una leyenda, la cual relata lo siguiente:

 

Durante la década de 1800, en un pequeño pueblo de Bolivia, hubo una vez un niño que era sordo y sufría maltratos de parte del padrastro tales como burlas, insultos y golpes.

 

El niño, cansado de este hombre abusivo, decidió huir de casa. El padrastro lo dio por muerto sin siquiera buscarlo. Solo y en la calle el niño encuentra a un perro que se convertiría en su fiel compañero

 

Al pasar los días el niño descubrió que tenía un talento muy especial que nadie más tenía, podía percibir los problemas que atormentaban a las personas y podía solucionarlos. Así es como encontró a un pobre anciano que estaba siendo apedreado por un grupo de niños, mientras otras personas se burlaban de él. 

 

El hombre estaba lleno de tierra y moretones por todos los golpes recibidos. El Niño, tras ver la situación empezó a gritar, se dice que sus gritos eran tan fuertes como el sonido que provoca la cruza entre un terremoto y un huracán, los cuales espantaron a todos los niños y las personas que se encontraban allí, maltratando al Señor. El pequeño, finalmente se acerca al anciano y le cura las heridas. En señal de agradecimiento, este decide acompañarlo en su camino. 

 

En el viaje se encontraron con un hombre, el cual sufría de una rara deformidad en la cara.  Cuando se acercaron, escucharon la historia: era un profeta de una secta religiosa que rendía culto a una deidad maligna llamada “el tío”, cuando decidió abandonar la secta, este dios fue el que lo maldijo deformando su rostro.

 

El hombre guio al anciano, al perro y al niño hacia la cueva donde se encontraba esta deidad en el medio del desierto. El “Tío” estaba sentado y lo único que hacía era susurrar todos los males al mundo, era la fuente de todas las emociones negativas (el deseo de hacer daño, los asesinatos, los pensamientos impuros, etcétera). Aquella persona que se atreviera a escucharlo se volvería loca, así es como destruyó a muchos pueblos de los alrededores. Luego de escuchar sus susurros se volvían locos y se mataban entre sí. 

 

Finalmente, llegaron a la boca de la cueva y los compañeros del niño empezaron a escuchar al “Tío” susurrar, esto les afectaba así es que no pudieron avanzar con excepción del niño que, al ser sordo, no lo escuchaba. Todos se despidieron de él porque era el único que podía luchar contra aquellos susurros.

 

Se presume que el pequeño todavía se encuentra dentro de la cueva, fuertes ruidos y gritos se escuchaban cuando alguien se adentraba o pasaba lo suficientemente cerca del lugar. Pero, misteriosamente, todos los gritos cesaron un 18 de abril y, al parecer, la maldición terminó el mismo día que se publicó el video.

 

Es bueno que se mezcle una canción actual con una leyenda Latinoamericana, sobre todo la cultura boliviana que es muy rica. No quiero dejarlos sin antes agradecerles por leer toda la nota, ¡hasta la próxima! 

 

"Canciones Que Hablan", Por Mari Sánchez


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS