Miércoles 05/07/2017

Discos Que Gritan - Palabras Macabras

OK COMPUTER

Radiohead

Por Fede Sanfurgo

A pesar de ser una banda que con el paso del tiempo ha cosechado un importante número de éxitos, para la mayoría de nosotros resulta casi imposible pensar en la banda liderada por Thom Yorke y Jonny Greenwood sin vincularlos instintiva e involuntariamente con el exitoso sencillo “Creep”, canción que atrajo la atención del público a tal punto que los mismos Radiohead terminaron odiándola durante mucho tiempo – incluso la quitaron de su repertorio en vivo durante muchos años - por considerarla demasiado “comercial”. Sin embargo, no fue hasta el lanzamiento de su tercer disco, “OK Computer”, que alcanzaron la fama a nivel mundial y se posicionaron definitivamente como una de las mejores bandas de nuestra época.

 

Al terminar la gira promocional de su segundo disco, “The Bends”, el grupo decidió que quería producir su próximo álbum por cuenta propia y fuera de un estudio de grabación propiamente dicho. De hecho, cambiaron dos veces el lugar de grabación que habían elegido. En el primero, un cobertizo en las afueras de la ciudad de Didcot (Oxfordshire), lograron terminar cuatro canciones: “Subterranean Homesick Alien”, “Electioneering”, “No Surprises” y “The Tourist”. El resto del disco fue grabado en una mansión en la cual aprovecharon los distintos ambientes y efectos que proporcionaba la casa (por ejemplo, las voces en “Exit Music For A Film” se lograron utilizando el eco que producía una escalera de piedra). El tema “Luck”y, por su parte, es una canción que había sido grabada con anterioridad para un disco benéfico llamado “The Help Album”. Con estas particularidades, y a pesar de tener conflictos para lograr ponerse de acuerdo en la dirección sonora que querían alcanzar, el resultado final es cadencioso y complejo; abre camino al rock alternativo y sienta las bases de un posterior Radiohead mucho más experimental.

 


OK Computer es un álbum que cuenta con una continuidad no solo musical sino también lírica – aun cuando la banda ha declarado explícitamente no tener intención alguna de crear un álbum conceptual - donde se tocan temas comunes a la humanidad: la soledad de una sociedad completamente alienada, la fe depositada en las nuevas tecnologías y el consumo como forma de escapar del vacío existencial en el que nos encontramos inmersos en el día a día. Un claro ejemplo de este inconformismo puede escucharse concretamente en los sencillos “No Surprises”, y “Karma Police”;  en el sintetizador de voz usado en “Fitter Happier”, o en la eléctrica “Subterranean Homesick Alien”.

 

El resultado final crea una atmósfera de melancolía etérea, frágil y oscura, pero a la vez hermosa; donde el narrador se ve absorbido por la rapidez con que gira un mundo en donde él no puede – o no quiere - adaptarse, así que simplemente observa en cámara lenta el absurdo que lo rodea. Pero además, este álbum nos deja el mensaje de que, incluso en este caos, también puede encontrarse la belleza si dejamos nuestra necedad y pesimismo de lado para frenar por un momento, o como canta Yorke en los últimos versos de la última canción del disco, “The Tourist”: “Slow down. Idiot, slow down” (Ve más despacio. Idiota, ve más despacio).

"Discos Que Gritan", Por Fede Sanfurgo


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS