Domingo 22/07/2018

EL JUEGO DE MILI

El 20 de julio, tuvimos la posibilidad de disfrutar de la función de la obra infantil, otra propuesta de “Nicolás Hemsy Producciones”, en el Teatro Tajamar

“El Juego de Mili” fue la propuesta que tuvo la productora “Nicolás Hemsy” para estas vacaciones de invierno dirigida para les más chiquites. Contando con un elenco excelente, y una puesta en escena magnífica. 

 

Laura Masuti interpreta a “Mili”, la cumpleañera. En su fiesta de cumpleaños se encuentra con Blanca (Luisina González), una nena que siempre pierde todo y un poquito caprichosa; con Martín (David Laguna), un niño súper inquieto y ansioso que quiere hacer todo ya; y Piru (Rodrigo Navarro Sardá), muy tímido y con muchas emociones juntas, las cuales está aprendiendo a expresar. La historia comienza cuando el abuelo (Darío Martínez) de Mili aparece para darle el regalo a la cumpleañera. Dicho regalo es un juego, en el cual deberán enfrentarse a la Serpiente Maligna (Darío Martínez). 

 

En vacaciones de invierno pasadas, criticamos fuertemente dos puntos débiles que vimos como factores comunes entre muchas de las obras infantiles que íbamos a cubrir. Uno de ellos, tenía que ver con la falta de profesionalismo que tenían las producciones, ya que parecían obras hechas para lucrar sin preocuparse mucho en la calidad actoral o del espectáculo en sí. El segundo punto tenía que ver con la falta de contenido, creemos que además de divertirse, les niñes a partir del arte pueden aprender valores importantes para que, entre todes, podamos construir una sociedad mejor.

Entendemos que es un desafío hacer un musical infantil en el cual, además de cantar, les actores deben bailar. Entendemos que es complejo porque al bailar las personas sobre el escenario se agitan y quizá afecte un poco a la afinación y a la calidad del canto. Pero no deja de ser un desafío total y completamente posible de afrontar.

 

“El Juego de Mili” trabaja muy bien en esos dos puntos. En cuanto a la realidad que viven los niños a la hora de hacer amigos y valores importantes como los son el no discriminar a las personas que te rodean, la amistad y, sobre todo como dice el slogan de la obra, el que hace trampa pierde. Por otro lado, no hay ninguna canción en off, les actores cantan en vivo y en directo con un gran profesionalismo. Los trabajos actorales son impecables y se nota la dedicación y la entrega de todes les que trabajan en esta obra. 

 

Cada vez se hace más costumbre asistir a este tipo de obras y salir totalmente conformes. Nicolás Hemsy, se va convirtiendo en sinónimo de buenas propuestas. Buen trabajo, historias que tienen algo que decir y elencos interesantes. Teniendo en cuenta que, el género infantil no es fácil, porque se debe trabajar en la atención de los niños todo el tiempo, porque si se aburren se quieren ir y porque si no hay algo que les llame a quedarse sentados empiezan a correr por la sala; en eso “El Juego de Mili” cumple con todos los requisitos. Las risas y las ganas de participar de les niñes no se quedan afuera.  Como siempre, es un gusto ver que el teatro mendocino sigue creciendo y que da mucho de qué hablar, para bien.


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS