Julieta Peña Orlando

Tengo 24 años y nací en Guaymallén. Actualmente resido en Las Heras, departamento en el cual crecí. Mi afición desde niña por las ciencias naturales prácticamente determinó mis elecciones profesionales: primero quise ser veterinaria, luego médica. Al finalizar la primaria mis ideas se centraron en la bioquímica, pensamiento que se sostuvo hasta los 16, donde por azares del universo deseé ser médica, y desde ese momento (bueno, desde un poco más adelante) no detuve mis esfuerzos hasta conseguirlo. Actualmente estoy en quinto año, a bastante poco de finalizar (¿quinto año? ¡qué horror!). 

 

Tengo tantos pasatiempos que podría enloquecer: amo leer, soy adicta a la música, tanto desde lo apreciativo como en lo interpretativo, soy integrante de una banda de rock llamada IGNI, en donde soy cantante, segunda tecladista y otras tareas varias, formo parte del Coro de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNCuyo, me fascina el maquillaje, tengo algunas habilidades de peluquería (muy pocas), adoro cocinar y me gusta la fotografía (tanto sacar fotos como la edición digital). Cabe aclarar que, si pudiera invertir los puestos de todos esos pasatiempos con el de mi carrera en cuestión de prioridades, lo haría sin pensarlo dos veces. 

 

Me encuentro en medio de una gran y lenta deconstrucción de ideales impuestos, de valores arcaicos y carentes de ‘valor’, en pleno proceso de apertura mental, intentando entender qué es lo que sucede a mi alrededor, en la sociedad, y viendo todo esto desde uno de los ámbitos que, personalmente, considero que es uno de los más vulnerables: el de la salud pública.

Notas