Miércoles 23/05/2018

LA CASA

Versión de «La Casa de Bernarda Alba» de Federico García Lorca, Dirigida por Gustavo Casanova

En el Teatro “Las Sillas” del Círculo Médico se está presentando actualmente la obra «La Casa», dirigida por Gustavo Casanova, la cual va por su tercera temporada. Esta obra es una versión del clásico de Federico García Lorca «La Casa de Bernarda Alba».

 

Desde el comienzo se puede ver que, esta adaptación, tiene algunas diferencias con el original, demostrando que es un texto dramatúrgico estudiado y analizado para la representación.

 

El espacio escénico del Teatro “Las Sillas” fue modificado para meter a los espectadores en clima: el bar de la sala forma parte también de la obra, donde nos reciben los personajes con una mirada inquisidora e indicándonos el camino hacia las butacas. Esta bienvenida genera un buen suspenso para ubicarse en los asientos del teatro.

 

A medida que van entrando el resto de los espectadores, se puede ver deambulando por los pasillos a algunos de los personajes, mirando a veces de reojo al público, introduciéndolos en el clima que busca la obra.

 

Hablando específicamente de la puesta, se puede decir que el texto se respeta con una buena fidelidad, pero teniendo la sutileza de adaptar la forma de hablar al territorio mendocino de hoy, lo cual hace que sea más fácil para generar empatía en los espectadores.

 

Se destaca positivamente el uso del espacio del teatro, el cual fue utilizado en su totalidad, tanto el escenario, como los costados del mismo, el pasillo, y las puertas y ventanas del recinto. Esto ayudó a ver que no sólo se trata del escenario a la italiana el espacio en el cual se desarrolla la acción, sino que la misma puede figurarse en otros lados.

 

Hay una relación muy interesante entre el vestuario que usaban las actrices y la escenografía, con un predominio de la tela como elemento principal. También los colores ocres «gastados» y sepias, dando una sensación de una vida «apagada», impresión que deja también el texto.

 

La iluminación era constantemente tenue, acorde al mensaje que se quería dar.

 

Sobre las actuaciones es de destacar la buena química que demuestran en escena las actrices, instalando en el escenario un código que respetan mutuamente, con toda la experiencia que genera tres años trabajando juntas. La fluidez del texto, los movimientos bien pautados y la fraternidad entre las actrices son distinguibles.

 

Desde el punto de vista actoral, llama la atención la relación antagónica que tienen Bernarda (Pinty Saba) con La Poncia (Diana Wol), con un vínculo de amor-odio constante, generando una interesante tensión dramática.

 

También el poder de la imagen es muy fuerte; los diálogos y los movimientos escénicos introducen al espectador en la casa del pueblo perdido en el cual suceden los hechos. La relación con la naturaleza se puede sentir, aunque no se vea, como también la cuadrilla de hombres que rondan por la casa.

 

Todo esto genera silencios de atención, alguna que otra risa muy puntual, pero una sensación de ahogo hacia el papel de la mujer en la época situada. Hay ciertos diálogos que dejan picando la idea de si realmente esa opresión es algo del pasado o si sigue ahí, vigilando los movimientos que haga la mujer más por agradar al resto, cumplir normas socialmente establecidas, o si es verdaderamente libre de pensar y decir lo que quiere.

 

La buena y experimentada dirección, junto a las actuaciones acordes y el texto clásico son una demostración de que este teatro es destacable en la agenda local y recomendable tanto para aquellas personas que conocen el texto original de Lorca, escrito en 1936, y quieren ver una vuelta de tuerca al mismo, como para todo aquel que quiere ver una buena obra que conmueve y nos pone a reflexionar sobre el mundo de ayer y hoy.

 

FICHA TÉCNICA

 

 

Reparto:

La Abuela - Mary Dillon, 

La Criada - Eliana dottori, 

Amelia - Mariana Fernandez, 

Prudencia - Laura lahoz, 

Angustias - Gisela Lorca, 

Magdalena - Estefanía Montenegro, 

Martirio - Debra Paolasso, 

Adela - Agustina Videla, 

La Poncia - Diana Wol

Bernarda - Pinty Saba.

 

Ambientación:

Juan Bernardo Marín

 

Diseño de vestuario:

Inna Oganesian

 

 

 

 

 

 

Diseño de luces:

Tobias Deltin

 

Musicalización:

Arturo Tascheret

 

Utilero:

Juan Bernardo Marín

 

Sonido:

Juan Manuel López Saba

 

 

Equipo INT Mendoza:

Emiliano Pecorelli

 

Dramaturgia y Dirección:

Gustavo Casanova



Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS