Martes 27/06/2017

LUCHANDO POR LA EDUCACIÓN

LA DIFÍCIL LUCHA DOCENTE QUE PLANTEA UN GOBIERNO DECIDIDO A PERJUDICAR AL ALUMNADO

Cortesía FADIUNC
Cortesía FADIUNC

Hace unos días, nos enteramos que la docencia universitaria, en su mayoría, decidió no comenzar el segundo semestre, ni tomar los exámenes de julio. Y de repente nos encontramos que, un discurso que debería ser una sola oración, han logrado que se divida en dos. Muchos argentinos luchamos todos los días y estamos convencidos de que la Argentina debe seguir teniendo una Educación Pública y Gratuita. Pero para eso, la oración completa es la siguiente: “LOS DOCENTES SE MERECEN UN SUELDO DIGNO, PARA GARANTIZARLE A LOS ESTUDIANTES UNA EDUCACIÓN DIGNA”, claro que esta frase deviene en, también, “LA ARGENTINA NUNCA VA A TENER EDUCACIÓN DE PRIMERA, TENIENDO SUELDOS DE SEGUNDA PARA SUS TRABAJADORES”.

 

Esta semana he visto cómo estudiantes, que dicen defender la lucha docente, manifestaron cosas como “Yo entiendo la lucha y se merecen un sueldo digno, pero yo también me merezco una educación digna y los docentes no me la garantizan, siempre nos perjudican a nosotros”. Mis niños, cómo explicarles que todo está dentro de la misma discusión, cómo explicarles que los docentes cuando luchan, es decir los 365 días del año, pelean no solo por un sueldo digno, sino también piden la suba del presupuesto educativo – para que todos tengamos mejor educación y que algún día alcancemos la gratuidad, la igualdad y la inclusión REALES -, también pelean porque la educación pública argentina siga siendo GRATUITA. 

 

Los padres, estudiantes, opinólogos (expertos en el arte de “HABLAR SIN SABER”), periodistas de ultraderecha, políticos malintencionados, empresarios disfrazados de ministros y la sociedad en general, deben entender que los docentes no son los enemigos, que a los docentes les cuesta y les duele hacer paro, que a los docentes hay que respetarlos y apoyarlos, porque sin ellos, nuestra sociedad y nuestro país estaría peor de lo que está, hoy por hoy.

 

Debemos recuperar nuestra autonomía intelectual y de opinión, dejar de comprar buzones en la esquina. No es solo de este gobierno, sino también del anterior, la criminalización de la protesta. La deslegitimación del derecho a huelga que nos concede nuestra tan querida constitución. El gobierno anterior, promotor de la ley “antiterrorista”, este gobierno promotor del “protocolo antipiquetes”, son los responsables de que hoy pensemos que los trabajadores hacen paro porque son unos holgazanes. Estos gobiernos, en connivencia con los medios de comunicación hegemónicos, son los responsables de que las masas crean que está mal que cuando un laburante hace paro le complique el día a otro trabajador, o en el caso del docente, le complique el normal desenvolvimiento de las clases y las carreras a los estudiantes. No está mal, porque de eso se trata un paro, de eso se trata una huelga, una manera pacífica de protestar – la cual debe llamar la atención de las patronales y darse cuenta que las cosas no están bien –, y es por eso que es ilógico e incoherente decir, así sin más: “Que protesten, yo no digo que no, pero que no me compliquen cortando calles”, o “que busquen una solución para que mi hijo tenga clases” o “Que protesten, yo los apoyo, pero no me perjudiquen a mí porque ahí sí que no los apoyo”. 

 

Este tema trae mucha tela para cortar, y por eso quiero ser lo más tajante posible. Los docentes universitarios llevan más de 25 días de paro, clases públicas, tomas, marchas multitudinarias y, aun así, el gobierno no da una respuesta real a su reclamo. Hay que ser caradura para ofrecer un aumento del 18% en cuatro cuotas, o en tres, o un 20%, cuando ellos saben que la inflación del año pasado fue la mayor inflación de los últimos 25 años, con un tarifazo sanguinario de por medio. Sé que otros sectores cerraron sus paritarias con un techo del 17%, y por decreto, pero eso no está bien. Con más razón la Argentina debería estar paralizada, con la gente saliendo a la calle a protestar. Que no nos mientan en la cara, de esta no se sale trabajando,  esta es la mentira más grande que ha existido: “Yo no paro, porque de esta se sale trabajando”. Sin un sueldo digno, con una inflación arriba del 40%, con tarifazos que exceden el 400%, de esta no se sale trabajando, de esta se sale aportando todos nuestro granito de arena para que estos gobiernos, que se hacen llamar populares, empiecen a pensar en el pueblo y no en sus bolsillos y el de sus amigos. 

 

Por último, quisiera hacer referencia a las palabras de nuestra ex presidente, la señora Cristina Fernández de Kirchner (posible candidata a Senadora por la provincia de Buenos Aires), quien aseguró no haber salido de un repollo, además aseveró que el problema es que el gobierno de Macri nos ha desorganizado la vida, haciéndonos preguntar si antes no estábamos mejor. Y esta es una estrategia con un golpe muy bajo, porque la educación que hoy tenemos también es culpa de ella, los sueldos bajos, precarizados y la flexibilización laboral también es culpa de ella. Antes estábamos menos peor, nadie puede discutir eso, pero debemos pensar hacia adelante, debemos pensar en un proyecto que no juegue con las necesidades del pueblo, sino que se preocupe por las necesidades, se preocupe por enriquecer al pueblo y no entrar en ese juego que dirime en qué manos caerá el poder político y económico esta vez. La Argentina, y nuestra provincia, no necesita otro proyecto “Kirchnerista” que le deje todo servido a la Derecha (la ínfima parte que es más de Derecha que ella) para que nos destruya más fuerte. Nuestro pueblo necesita un proyecto popular que atienda realmente la falta de trabajo (algo que arrastramos hace mucho más de dos gobiernos), que atienda  la falta de un techo para millones de personas (algo que cada año crece), que atienda  las necesidades reales de nuestro suelo (y deje de pensar en la soja como el único camino, sino que se preocupe por alimentar a todo su pueblo), un proyecto que nos dé, al pueblo argentino, soberanía nacional (preocupándose por estatizar todas las empresas privatizadas, que eche a las mineras, petroleras, y empresas que solo le proveen más pobreza  a nuestro pueblo, y tenga un proyecto y voluntad política real para recuperar las Islas Malvinas), un proyecto que se preocupe por nuestra educación y nuestros docentes.

 

De algo estoy seguro, ni Macri, ni Cristina han logrado, ni querido lograr, estos puntos importantísimos para nuestro pueblo. Debemos reflexionar como nación, despertarnos y reclamar lo que nos corresponde… ni más, ni menos. 


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS