Martes 22/05/2018

 

Macarena Marset, cantante de "Chapeca"

“Ir descubriendo esa esencia de cada uno de tus compañeros que se fusiona completamente con la tuya”

Nos contaba Macarena Marset, una de las voces de “Chapeca”, contándonos acerca de la experiencia de integrar una de las bandas que más suenan en la escena mendocina. En una mañana, con producción de fotos de por medio, tuvimos una charla a puro mate con una de las ARTISTAS más sobresalientes de la cultura local

 

 

¿Cómo es que llega Macarena Marset a Chapeca?

Llego gracias al “Mecha”, lo conozco de un grupo anterior que hacíamos reggae en la “Radio Peluca”. Escuchó un poco mi voz, le había gustado, etc. Pasado el tiempo se disuelve esa banda, y empiezo un proyecto con el baterista - ex baterista de Chapeca – y el percusionista. Desde ahí estamos los tres juntos y no nos separamos más. Él sabía que nosotros estábamos en la búsqueda de un proyecto responsable y estábamos tod@s en la misma y llamó a tod@s l@s músic@s que tenían el mismo pensamiento. Él fue el que formó el cuerpo.

 

¿Cuándo empezaste a cantar?

 

Empecé a cantar desde chica - era un desastre boludo -,no era afinada en lo absoluto. Pero ¿viste eso de persevera y triunfaras?

 

Yo vengo de todo el palo del folclore. Mi papá es un excelente artista, nunca se dedicó pero es un músico zarpado y fue él quien me empezó a enseñar - yo no tengo estudios, lo único que tuve fue él que me fue agudizando el oído-. Entonces todos los viernes, sagrados, de chica era ir a la pieza de mi papá e ir tocando canciones de Samba, Folclore, Chacarera. Y a veces salía llorando porque me cagaba a pedos “Escucha la nota, Macarena ¡Escuchá la nota!”. Se iba el chabón, re enojado, a la cocina a hablar con mi mamá: “Desafinadísima”, le decía. Y para mí era para pasar el rato con mi papá… Entonces me quedaba con la guitarra tocando la nota al aire hasta que la enganchaba, lo llamaba y volvíamos. Y así fue que aprendí a cantar… gracias a él.

 

¿Y por qué cantas hoy? 

 

Canto porque es lo que me apasiona, es lo único en lo que soy constante. Soy una persona que deja todo a medio hacer porque me aburro. Y la música es en lo que soy constante, y  en “Chapeca”… porque podría tranquilamente, que sé yo, salir a cantar sola o lo que fuera. Igualmente lo hago, me pongo a componer… tengo muchos temas que son muy de la mujer. Tengo la idea de un proyecto pero que me encantaría llevarlo a “Chapeca”. Mi proyecto es “Chapeca”.

 

¿Qué es lo que tiene “Chapeca” de especial que te mueve tanto? 

 

Primero, los integrantes. Segundo, el hecho de poder ser, de no estar limitados a algo. En realidad nosotros, al buscar una fusión, hacemos una fusión de estilos pero en realidad de estilos que nunca llegan a ser. Porque no somos músicos estudiados de cada estilo, entonces sabemos que es cómo nos suena a nosotros… Entonces en base a ese menjunje sale lo que es, hoy por hoy, “Chapeca”. Es ir descubriendo esa esencia de cada uno de tus compañeros que se fusiona completamente con la tuya. O tener la posibilidad de ir zapando y así salió un tema y, hoy por hoy, es uno de los temas que más la rompen. Eso es lo que tiene “Chapeca”, mucha comunión, mucho diálogo. Aparte, la energía de cada uno que transmitimos cuando tocamos y que vuelve, eso se siente mágico. 

 

Las letras de “Chapeca” tienen un compromiso claro a ciertas luchas, me gustaría que hablemos de cada una de ellas y de tu opinión. Por un lado, está ese gran debate con respecto a la Marihuana: sobre la legalización y sobre el estigma que carga la persona que la fuma. 

 

En realidad somos muy transparentes. La mayoría de las letras hablan de situaciones que hemos vivido y que nos han llevado a abrirla a un pensamiento general. El tema de la legalización de la marihuana es como un conjunto de un montón de temas que siempre han sido tabú. Por eso se trata de hacerle entender a una persona que no necesariamente es algo malo- como lo que nos enseñaron o dijeron-. En mi caso, mi familia está totalmente en contra de eso. Pero un par de meses atrás falleció mi tía de cáncer al estómago y le daban- previamente- el aceite de cannabis. Lo que en realidad les choca es el tema del porro y ahí te das cuenta que no tienen idea. Nos han mentido tanto tiempo con tantas cosas, ponele con la sexualidad, hay muchos problemas por no tratar el tema como realmente es. Yo iba a un colegio de monjas y a mí las monjas jamás me hablaron de qué era la penetración… básicamente querían que fuéramos exactamente iguales, pero salís a la calle y te encontrás con otra cosa… te encontrás con la verdad. 

 

Yo no soy una persona que esté todo el tiempo queriendo meter el tema de la marihuana a la gente. No. Yo solo lo hago - fumar- porque es una decisión propia, porque es algo que a mí me gusta y me hace bien. Me hace encontrarme, a pesar de todas las cosas externas, llego a la casa de mis amigos, fumo y me tomo un porrón y me relaja. Siento “este es mi momento”. 

 

Bueno por otro lado está la Memoria, la dictadura argentina. Hay un tema que comienza en la dictadura y cierra en Malvinas (Pantalla)  

 

Yo en ese tema a lo que le canto es al dolor de esa gente. El “Mecha” te lo explica tan bien que vos podés imaginarte el dolor y la injusticia en un montón de cosas. Yo laburaba en “Las Trincheras”, en Patricias y 25 de Mayo, ¿sabés la cantidad de sobrevivientes de Malvinas que atendí? Señores grandes que me contaban muchas cosas… No sé. Hay muchas cosas que no sé. Sé que hay dos campanas, que no puedo quedarme con una sola cosa, pero lo único que sé que puedo es cantarle al dolor. 

 

Al igual que con el tema de la violencia de género. “Guacho Machito” es un tema que está hecho hace ocho o nueve años atrás cuando no era fuerte este tema. Yo lo escribo porque tengo una amiga que vivía en una situación muy fea. Yo estaba trabajando y me fui al sótano, estaba muy enojada con lo que ella me contaba porque yo también lo vivía muy de cerca, y empecé a escribir. “Guacho Machito” tiene nombre y apellido. 

 

Hoy por hoy, con el tema de la violencia de género, veo que las mujeres están peleando mucho por eso, pero también veo mucha violencia en esas mujeres. Por eso recalcamos mucho el “Nadie Menos”. Sé de un montón de casos de chicas que pelean por el “#NiUnaMenos” y son extremadamente violentas con sus parejas en la casa. Hay una hipocresía gigante… La idea, el concepto planteado es genial, como un montón de otras cosas… Ahora, lo agarramos y lo cagamos porque empiezan a haber intereses personales, cuestión de poder… Lo que siempre ha hecho mierda todo. 

 

Para mí, “Guacho Machito”, “Pantalla”, cuentan un dolor de la sociedad, un enojo de nosotros que capaz ni siquiera estamos al tanto bien de algunas situaciones.

 

¿Y la situación que se vive hoy con el aborto?

 

Es un tema muy complicado. La idea me parece bien, me parece que es necesario. Hay muchas situaciones que son muy difíciles y que lo requiere. Pero soy partidaria totalmente de la vida. Todavía no me desprendo de lo que me enseñaron en este tema. Me parece un acto violento pero, a la vez digo, hay situaciones que lo requieren. Mi miedo es que no se sepa medir. He visto varios chistes con respecto al tema. Falta mucha educación, necesitamos que nos informen más de temas, a los chicos en los colegios. Al haber generado muchos temas tabú, han hecho un quilombo muy cruel. Para mí el aborto si se requiere sí y sino no, estoy a favor de la vida. Conozco de muchas chicas que tuvieron embarazos no deseados y dieron en adopción… Es muy difícil afrontar un embarazo no deseado y pensar solo en vos. 

 

Hoy vemos una lucha constante entre políticas que no benefician a la cultura mendocina y artistas que benefician y levantan la cultura todo el tiempo. Vos que la ves desde adentro, ¿cómo ves la escena local? Tanto de los artistas como de políticas culturales. 

 

De política desconozco porque la detesto. Detesto todo lo que está ahí arriba porque nadie piensa en mí. Y con respecto al ambiente musical noto que hay una evolución muy grande. Veo que hoy las bandas se preocupan por muchas más cosas que no son solamente salir a tocar. Yo por lo menos soy muy crítica a la hora del oído, me gusta que la banda suene afinada, que se labure, que realmente vos vayas a dar un buen show, a vender bien tu producto. Y eso antes no pasaba, no era tan así, era más la onda de juntarte con tus amigos a hacer música, pero no se fijaban en el detalle. Hoy por hoy las bandas se fijan en el detalle porque se han dado cuenta de que, capaz, eso las va a hacer llegar adonde quieren, vivir realmente de la música. 

 

Yo estoy casi todos los días encerrada en un estudio, maqueteando, grabando, o estamos sentados entre amigos hablando de esa nota que no te salió. Todo el tiempo hablando de música y eso te hace ir creciendo e ir mostrando esa evolución. Hoy los escenarios son así. Las bandas se preocupan por mostrar su material pero también importa la puesta en escena con personas pintando en vivo, cuadros, etc. Se está abriendo el abanico en el arte. Hoy por hoy creo que las bandas que no se manejan de esa forma se quedan.

 

Antes me costaba un montón la idea de lucrar con la música, pero es lo que me ha llevado al perfeccionamiento. Antes yo cantaba por amor al arte y lo regalaba, pero llega un momento en que te das cuenta que necesitás un sustento económico.

 

¿Qué hay para el futuro de Macarena en cuanto a música?  

 

No soy de imaginarme muchas cosas a lo grande. Es como que trato de pensar en cosas de más corto plazo. Quiero ser mucho más afinada, tener mucha más versatilidad en mi garganta, poder cantar cualquier cosa y que la voz suene bien. Investigar… me veo buscando mucha más información. Poder viajar. Siempre estoy buscándole la vuelta de tuerca a todo. Como venía de hacer folckore, no hacía un rap ni en pedo y hoy me sale agarrar y pegar un grito, es una evolución para mí. Capaz con una sala de ensayo para alquilar. Algo así relacionado a la música que es lo que realmente me apasiona.

 

¿Y con “Chapeca” en dónde te ves en un futuro? 

 

Siempre “Chapeca” ahí. La cantidad de cosas que me he perdido y fechas en las que no he estado porque estaba metiéndole a “Chapeca”… y no me arrepiento en lo absoluto. He estado donde he querido estar. Nos veo viajando. Pero trato de disfrutar mucho lo que estamos viviendo ahora. Porque hay muchas cosas de lo que nosotros tampoco somos consientes, como de esta entrevista. Es una bocha. Son cosas que te pasan diariamente también como que pasa alguien y te dice: “eh Maca aguante Chapeca”. Te da la sensación de que estamos haciendo las cosas bien.

 

Bueno, hace poquito fue la Marcha por la legalización de la Marihuana. ¿Cómo estuvo? 

 

¡Zarpado! Es la primera vez que voy a una marcha y es la primera vez que toco en una marcha. Estuvo genial. Siempre estás con esa presión de que tenés que sonar bien porque vos vas a laburar. Entonces las cosas tienen que salir bien vayas a donde vayas. Hay veces que en esas situaciones no disfrutamos del momento, lo disfrutamos después de laburar. Yo trato de que la gente pare el oído más que el cuerpo.

 

 

¿Y Maldito Perro? 

 

Fue una “flasheada” desde el escenario por las luces y todo. Me encantó. Se generó el ambiente que queríamos generar. A penas llegamos al lugar vimos cómo había que hacer con los temas acústicos, por ejemplo el último tema que hicimos con Gonzalo - tecladista- lo tocamos solamente con la viola y voz, entonces fue como otra puesta u otra impronta de la banda. La gente te responde siempre bien y vos sabés hacer que disfruten y que les llegue y que se les ericen los pelos y se quieran seguir quedando. Mucha gente nos dijo que esperaban unos cinco temas más. Gracias a Dios siempre tenemos una respuesta y eso hace que cada toque sea zarpado. Ahora tenemos ganas de prestarle más atención a lo musical. Entonces tenemos que tomarnos un tiempo, ponernos de cabeza a laburar y eso nos va a ayudar a ir cada vez más lejos. Es un producto que vos estás presentando, lo amás. Cada vez llega a más y más gente. Y eso depende del profesionalismo. 

 

“Agradecimientos a Palabras Macabras por al nota. Estamos muy separados por ideas, políticas, que no nos llevan a ningún lado porque estamos apuntando a lo mismo, al bienestar personal y grupal. Tenemos que unirnos. Es genial que ustedes (PM) abran las puertas para que todos vengan y hablen y den su opinión.”  Macarena Marset

 

"Producción Fotográfica a Macarena Marset"

Maquillaje y Pre-producción: Julieta Peña Orlando

Fotografía: Santiago Tagua

Entrevista y Producción: David Alós

Transcripción: Agustina Castro y Juliana Bocci


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS

Una charla con "La Tropilla Rea"
Una charla con "La Tropilla Rea"
Una charla con "Primitivo Sub-Real"
Una charla con "Primitivo Sub-Real"
Una charla con "Andarríos"
Una charla con "Andarríos"