Martes 05/06/2018

MARCHA NI UNA MENOS

Vivas nos queremos

Un día el machismo llegó a tal punto que una chica de catorce años  fue asesinada a golpes por su novio y luego enterrada. El dolor y la rabia que las mujeres argentinas hemos cargado por tanto siglos se desbordó. Se desbordó porque Chiara era tu hermana, tu mamá, tu amiga, tu tía, tu prima, vos. Si no lo era lo podrías ser. Te podría haber pasado, aun te puede pasar, aun no estamos exentas. Porque nos han golpeado en todos los aspectos que han podido golpear. A nuestro cuerpo, a nuestra mente, a nuestra alma, a nuestro arte, a nuestra historia. 

 

La marcha que empezó por una tragedia (una tragedia que se repetía cada 18 horas) fue un disparador. Porque ese era el resultado de toda una educación, un sistema, y una sociedad que consideraba a las mujeres como objetos. Quizá por eso sigue siendo tan chocante para algunos…

 

“Por dios, el juguete que usaba todos los días de repente ¡habla!” “¡Esa mujer está gritando y luchando por sus derechos como si tuviera!” 

 

(Todo un shock).

 

En 2015, un tsunami partió a la Argentina y la marea aún está ahí y no se va a calmar. Y esta vez la ola se tiñó de verde y espera arrasar en el congreso. “Ni una menos por aborto clandestino” fue la consigna que protagonizó la marcha de este año, teñida por el gran suceso de que el miércoles 13 de junio se discutirá, en la Cámara de Diputad@s de nuestro país, el proyecto de Ley acerca de la despenalización del aborto.

 

No descansaremos hasta que haya una real igualdad de derechos. En el camino se encontrarán diferencias de todo tipo y fragmentaciones. Posturas más suaves y posturas más radicales. Pero las divisiones ideológicas no deben entorpecer el paso. Caminando juntas y respetando la diversidad de pensamientos. Sororidad y organización ante todo.

 

En las marchas se siguen encontrando los mismo debates “¿De qué manera deberían acompañar los varones esta lucha?” “¿Deberían haber más intervenciones?”. Pero estamos seguras que estos debates – y muchos más – tendrán buen puerto, porque las mujeres estamos decididas a vencer al machismo y al patriarcado. Porque las mujeres estamos cansadas de ser acosadas, abusadas, violentadas, violadas, asesinadas, las mujeres decimos basta.

 

La marcha comenzó pasadas las 19 horas, y a medida que se comenzó a movilizar cada vez más mujeres se sumaban a la movilización. Banderas de agrupaciones feministas, carteles mostrando la realidad que vivimos las mujeres, cantos que demuestran nuestra sororidad, pañuelos e intervenciones en algunos puntos de la marcha buscaron visibilizar y hacer escuchar un grito al unísono: “NI UNA MENOS”. 

 

Las Mujeres de ROSCA (Red Organizada de Servicios Comunicacionales Alternativos)
Las Mujeres de ROSCA (Red Organizada de Servicios Comunicacionales Alternativos)

El desierto mendocino también fue inundado por esta marea verde, porque no habrá paz hasta que las mujeres dejemos de morir por el solo hecho de ser mujeres, no dejaremos de gritar hasta que las mujeres dejemos de morir porque los hombres, la iglesia y/o el Estado crea que pueda decidir qué es lo mejor para nosotras, o peor, lo que nosotras queremos. El frio no detuvo a las mendocinas que recorrieron las calles gritando y cantando por un feminismo que va a vencer, que va a vencer.


Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS