"12 PRINCESAS EN PUGNA"

ESTRENO

SÁBADO 27 DE MAYO - 22 HS.

El “Teatro Selectro” en compañía con la productora “CRACK PRODUCCIONES” presentan este sábado 27 de mayo “12 PRINCESAS EN PUGNA” del autor mexicano Quecho Muñoz, con más de 6 años en cartel.

 

Dicha obra es una entretenida parodia a las princesas de Disney que pone en jaque al gran afamado final: “y vivieron felices para siempre”.

 

Sobre las tablas te vas a encontrar con un elenco con mucha trayectoria en los escenarios mendocinos, en la Dirección General del Espectáculo – y también actuando - Graciela Lopresti con la asistencia de Verónica Scerra. Este elenco lo completa las actrices Silvia Saboini, Damaris Gamboa, Julieta Gentile, Jessica Echegaray, Josefina Ormeño, Gabriela Catulo, Ana Clara Blanc, Jezabel Nuarte, Melina Dalmazzo, Betsabé Quinteros y el actor Gonzalo Altavilla.

 

Para que conozcas un poco más acerca de la obra (y de paso hagas planes para el sábado en la noche), entrevistamos a Graciela Lopresti y a Damaris Gamboa. 

 

Graciela Lopresti: "[...] cuando uno se divierte, le permite al público divertirse también […]”

 

¿Cómo surge la idea de hacer "12 PRINCESAS EN PUGNA"?

 

El que nos convoca es Gonzalo Altavilla que es productor en CRACK Producciones. Allá por noviembre del año pasado, tenía en vista esta obra que viene de Méjico y que llevaba allá seis años en cartelera. Leyó el texto, le gustó y ahí nos convoca a un grupo de actrices para trabajar la obra. Nos juntamos a leer y nos dimos cuenta que al texto le faltaba una vueltita más, creímos que había que agregarle un poco de contenido para que no fuera tan liviana. Fue todo un desafío empezar a trabajar para que la obra dejara de ser una comedia en sí y tuviera un poco más de contenido, sobre todo para que la gente no se llevara de la obra algo tan liviano.   

 

¿Cuáles fueron las modificaciones a la obra original? 

 

Las modificaciones las hicimos en grupo, en realidad no son modificaciones muy grandes, nosotros intentamos respetar en su totalidad el texto, lo que hemos hecho es tratar de poner acento, subrayar algunas cosas y agregar algunos textos para reforzar algunas ideas que por ahí el autor las tomaba muy al pasar. También darle una visión más de nuestra región, porque tenía muchos chistes mejicanos y tenía muchas cosas que en la realidad que estamos pasando nosotras ahora, eran muy chocantes. Aun así, hemos intentado respetar el espíritu de la obra.

 

¿Qué pensás del estereotipo Disney?

 

Justamente, una de las cosas que planteamos en la obra es que muchas de nosotras - sobre todo las que somos más grandes - crecimos con un modelo, porque esos cuentos influyeron en nuestras vidas, en nuestro crecimiento. Era el modelo de mujer tranquila y en la casa, con el príncipe que se hacía cargo de todo. Nosotras no estamos de acuerdo con eso, la idea es romper el estereotipo, parodiar estos modelos, que no son mujeres sino simplemente modelos. Estamos en contra del modelo y no de las mujeres o de quien tuvo que seguir aquel estereotipo. 

 

¿Cómo se forma el elenco? ¿Cómo fue la experiencia?

 

En un primer momento, Gonzalo, convoca a otro director. Pero, en el trayecto de noviembre a diciembre algunas actrices se fueron y el director que teníamos también. Entonces Gonzalo me propone hacer la dirección. Así que yo, que ya estaba como un personaje, me hice cargo de la dirección y cuando ya quedó establecido el elenco, empezamos a trabajar primero en la mesa y luego mucho trabajo de ensayo.

 

 

¿Qué expectativas hay con el público?

 

Nosotros nos estamos divirtiendo mucho en los ensayos, así que la expectativa está en que la gente se divierta mucho y que vaya mucha gente, porque el tema que tratamos es muy atractivo. Nosotras nos divertimos, nos reímos mucho y cuando uno se divierte, le permite al público divertirse también. Así que esperamos eso, que la gente la pase bien y se divierta.  

 

¿Qué desafío se te presentó al dirigir una obra con un número alto de actores en escena?

 

Fue bastante difícil, porque la visión del director siempre tiene que ser desde afuera. Y yo me tenía que poner afuera y adentro permanentemente. El desafío, como siempre digo, es enganchar bien el ritmo de la comedia. La comedia tiene un ritmo muy exacto y no todas las chicas manejaban los mismos tiempos, ese fue un desafío importante que nos costó bastante, pero creo que lo estamos logrando. Igualmente, a medida que van pasando las funciones, uno va ajustando y aceitando. Aun así, creo que hemos logrado unificar las actuaciones.

 

En este contexto del 50 aniversario del Teatro, ¿Qué condimento extra tiene este estreno? 

 

Bueno, nosotros vamos a tener siempre un actor invitado porque la obra, en el final, tiene un personaje masculino, es el único momento que aparece un hombre porque en el resto de la obra somos todas princesas. El actor invitado para este estreno es Rodi Gravina.

 

¿Cómo te llevás con el personaje que interpretás?

 

Bien, me gustó mucho, nosotras intentamos mantener esa imagen de princesas pero rompemos permanentemente eso porque somos muy de barrio. Después volvemos a retomar eso de las princesas, entonces se hace muy divertido. Todo el tiempo se nos mezcla el “tú” con el “vos”, nos cuesta después volver a las formas. A mí, me encanta, te digo la verdad, la paso re bien, me encanta mi personaje, aparte hago de una “Cenicienta” muy pasada de años, entonces no tiene ya figura, no tiene nada, entonces mostrar eso también es interesante, mostrar que a pesar del tiempo uno igual puede seguir adelante con sus sueños.

 

¿Hay algo de Cenicienta en Graciela?

 

Yo creo que sí, esto de ser ama de casa, de limpiar. Yo soy muy hogareña, a mí me gusta mucho estar en mi casa con mi familia y hacer las cosas de mi casa, hago todo en mi casa con los tiempos que tengo. Yo creo que en ese sentido sí, pero no en esperar a mi príncipe azul. 

 

Damaris Gamboa: “[…] Si la gente se ríe como nos reímos nosotros, esto va a ser un éxito […]”

 

¿Cómo es compartir escenario con 11 personas? 

 

Ha sido excelente, por ahí uno dice “tantas personas” o esta cuestión de que somos tantas mujeres y que supuestamente somos conflictivas. Pero la verdad que ha sido muy bueno, porque no es que seamos un elenco, sino que el elenco se formó para hacer esta obra. Lo positivo es que todas nos conocíamos de vendimia o de haber compartido algún proyecto juntas alguna vez. Creo que por eso se formó un grupo humano muy bueno, un fuerte que tiene este proyecto.

 

 

¿Cómo se lleva adelante la convivencia?

 

La verdad que a simple vista uno diría que es muy difícil, pero la convivencia ha sido muy buena, lo que sí ha sido complicado fue el tema de los horarios, porque somos muchas para coincidir en tiempos comunes.  

 

¿Habías actuado en alguna obra con tanta gente arriba del escenario?

 

Sí, porque he hecho musicales, y generalmente son elencos bastante numerosos, no siempre pero la mayoría de las veces. 

 

Alguno de los personajes que hoy están en la obra, ¿fueron importantes en tu niñez?

 

Si, yo te diría que casi todos, algunos no en mi niñez, porque aparecieron cuando yo era más grande. Sobre todo las primeras, “Cenicienta” o “Blancanieves”. 

Cuando yo era chica veía fragmentos en el programa de Disney. Que veías en un resumen programación de Disney, así que yo te diría que sobre todo las más tradicionales, fueron importantes. Igualmente, tengo bastante conocimiento porque me gustan los musicales, entonces he visto todas las películas.  

 

 

 

¿Cómo es parodiar a las princesas de Disney? 

 

Está buenísimo, porque desde la comedia y del humor trabajamos mucho con esto de la caricatura, y la parodia te permite eso, sobre todo porque son las princesas que ya están de vuelta, o sea, no somos aquellas princesas que alguna vez fuimos, entonces la parodia nos permite reírnos de este aspecto, porque a todas les ha quedado una secuela de la princesa que alguna vez fue. En la obra se muestran las princesas tradicionales y las princesas más nuevas, que tienen como una evolución, porque empiezan a ser más independientes y ya no esperan a su príncipe azul… y a partir de ahí se genera la pugna, que es lo fundamental de la obra.   

 

¿Qué expectativas hay para el sábado?

 

Como expectativas, que se llene, que explote el teatro. Que el hecho de reírte con otras personas haga, de alguna manera, que te vayas charlando de algunos temas que la obra te deja flotando, no sé si que te vayas con una reflexión pero por ahí sí que salgas pensando en algunas cuestiones.

 

¿Cómo te llevás con tu personaje? 

 

Muy bien, lo he trabajado mucho desde el humor, a mí me gusta mucho esto del dibujito, de la caricatura. Por ahí en mi personaje es todo muy gestual y es muy importante. Yo soy Ariel (La Sirenita), y ella está obsesionada con las cosas humanas. Yo he jugado mucho con el tema de los peces, sus parientes, su familia es toda gente del mar. Uso mucho esto de los peces, desde los gestos hasta esta curiosidad por conocer las cosas humanas. Me he divertido mucho haciendo de “Ariel”, también hemos tenido mucha libertad para trabajar en los personajes.

 

¿Tenés puntos en común con Ariel?

 

Muchísimos, lo de la curiosidad por un lado y también eso de tener un sueño muy grande, un ideal o querer mucho a alguien. Y siempre existe ese momento en el que una se siente dispuesta a sacrificar todo, que es lo que le pasa a ella - ella renuncia a todo por ese príncipe que ella conoció - pero hay una diferencia, yo nunca renunciaría a ser quien soy como sí hizo ella. 

 

Agradecemos la predisposición de Mariana Carrión y de dos grandes como Damaris y Graciela.

Escribir comentario

Comentarios: 0