Jueves 30/11/2017

 

OÍDOS ATURDIDOS POR PALABRAS JÓVENES

Ciclo de Arte Joven

Dentro de esta tan inmensa galaxia, en un pequeño planeta, hay un país más pequeño todavía donde, en una pequeña provincia acusada de desierto, se encuentra un pequeño lugar en la calle Chile llamado “Vararte” donde grandes cosas pasan. Cosas que suelen ir más allá de las estrellas. Hablamos del arte. Arte joven

 

Un 25 de octubre de 2015 se dio inicio a un ciclo de arte que comenzó como una forma de mostrar lo realizado en un taller de escritura creativa del “D.A.D” (Departamento de Aplicación Docente – UNCuyo), como pasa con las mayorías de las muestras de arte escolares, al inicio no se esperó mucha concurrencia, por eso el hecho de que una gran multitud de chicos asistieron al encuentro haciéndolo exitoso tanto que la coordinadora del evento, Victoria Urquiza, sintió un deber moral de mantenerlo. Y así se ha hecho, de manera autogestiva e independiente, con la juventud como protagonista. Creando un espacio donde las chicas y los chicos de entre 14 y 21 años pueden expresarse a través de las distintas disciplinas del arte y la mezcla entre ellas. Principalmente se lee poesía pero nada queda exento (ni los dinosaurios).

 

  Este 25 de noviembre, además de ser el último ciclo del año, fue la celebración de dos años cumplidos desde su realización y “Palabras Macabras” estuvo presente para empaparse un rato de estas voces mendocinas. Todo lo que tenga que ver con la cultura ya tiene un peso en sí mismo y que sea joven implica posicionar y abrir lugar a la gente que no tiene la posibilidad de poder dar a conocer su arte, ya sea por dificultades económicas y/o de espacio para hacerlo. 

 

 

Este ciclo de arte ha sido como un semillero en el cual han surgido un montón de cosas, se ha hecho una suerte de retroalimentación que no se da en otros espacios. Y que hace que el ciclo se potencie y nutra la creatividad de los jóvenes que asisten, como a los que exponen sus creaciones al mundo. Hay algo que se va moviendo que tiene que ver con lo grupal, la gente se va renovando, el grupo va mutando y poniendo reglas nuevas. A pesar de este hecho, hay como una herencia que se va trasmitiendo. Este ciclo ha progresado y madurado, y se nota. Se pueden ver las huellas de un camino que hay detrás. Es un lugar donde se puede ver mucho amor, muchas ganas de crecer y de superarse en un escenario donde coexiste una hermandad intrínseca en la cual todos se ayudan con todos.  

 

Este ciclo dio un cierre implacable al año. En un contexto como “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”, voces que habían sido silenciadas se alzaron a través de la literatura, otorgando a muchos silencios la posibilidad de romperse y darles la oportunidad de aturdir a quienes se hacen los sordos ante las situaciones que viven las mujeres. A todos los presentes se les oprimió el corazón con la dureza de la realidad, se vio la fuerza de las personas que alzaron su voz sin miedo para dar su mensaje, para dar a conocer su verdad de los hechos, se vio la unión y la fortaleza para poder romper el esquema de la violencia y seguir adelante “con la frente en alto”. Esperamos que espacios como estos sigan creciendo y su voz se haga cada vez más fuerte. 


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS