Jueves 21/09/2017

DESTRUCCIÓN CULTURAL ¿O CULTURA DESTRUIDA?

Los fantasmas que aquejan nuestra realidad, nuestra identidad saqueada con el paso de los años, la falta de cultura general en la población y la inminente necesidad de la recuperación de nuestra memoria

Por Vicky Paganini y David Alós

Quizá una de las interrogantes más comunes, cuando se habla de cultura y educación, es el porqué de la gran falta de cultura general, fundamentalmente en los más jóvenes. Esto no quita que entre los mayores no haya un alto índice de ignorancia sobre esta. Tal vez, y solo tal vez, la preocupación gira en torno de la población joven por el hecho de que deberían poder construir el futuro de nuestro país.

 

Uno recuerda cuando era niño - haciendo un juicio bastante personal - la curiosidad por descubrir nuevas cosas y nuevos mundos. Creando una gran enciclopedia mental, un enorme sentido común, basándonos en las costumbres y usos de nuestros padres o de los adultos que nos rodeaban.

 

Ante la evidencia de que la mayoría de los adolescentes de hoy en día carecen de una rica cultura general, comenzamos a darnos cuenta que con la falta de la enciclopedia mental antes mencionada, los grupos sociales denotan una escasez de saberes colectivos, privándose así de brindarse saberes recíprocamente.

 

Además de la evidente pobreza de conocimiento del mundo, sumamos a este problema el deterioro del rico vocabulario español. Se recurre a burdas abreviaturas, puntos suspensivos y apócopes; todo ello deja como secuela una disminución en la calidad del pensamiento, perdiendo así su esencia fundamental, la de elaborar y crear.

 

No es un dato menor que con el paso del tiempo, la población argenta va perdiendo su sentido de la Memoria cada vez con más impunidad. Han ido desapareciendo los acontecimientos que nos identifican culturalmente (las fechas, las celebraciones, las conmemoraciones), esos tópicos que construían nuestra idiosincrasia argentina.

 

Haciendo cuentas, la poca cultura general, el pobre vocabulario, la falta de Memoria, la carencia de enciclopedia mental y el desuso de los usos y costumbres del argentino promedio provocan como resultado: el poco interés en las ideologías políticas, la conciencia nacionalista despojada de sus valores y la indiferencia hacia el bienestar cultural.

 

¿Quién es el responsable? Podríamos comenzar por la responsabilidad que le cabe a la política, o más bien, a los políticos (sin olvidar el trasfondo, un pueblo sin conciencia popular para decidir quién lo gobierne) quienes otorgan u ocultan determinados conocimientos a las masas. La educación juega un papel muy importante dentro de estas responsabilidades, sin política educativa clara, vaciada de contenidos y con educadores que, inmersos en esta realidad, intentan con escasez de herramientas nivelar la falta de cultura y buena educación general de sus educandos. No debemos olvidar los niños privados de la conciencia popular y sus raíces. Creemos que el último factor de “responsabilidad” se encuentra en la familia, pues en la mayoría de los casos no pueden - es así, no es que no quieran, NO PUEDEN - brindar a sus hijos los estímulos suficientes para incentivar la curiosidad de la que en algún momento hablamos.

 

EL VACÍO CULTURAL SE HA INSTITUCIONALIZADO. Se lo ha convertido en el lema. Se lo proclama como estandarte de esta nueva generación. Aparentemente, el hecho de ignorar todas estas costumbres y conocimientos, no parece alarmar a aquellos agentes que deberían construir este colectivo de ideas.

 

En “Palabras Macabras” creemos que el cambio no está en otro lugar que no sea en el pueblo argentino: aportando a la CULTURA, prestando atención a lo que importa, empezando de cero, haciendo borrón y cuenta nueva; creando un nacionalismo propio, partiendo desde una visión cultural nueva, renovada. Hoy en día es utópico pensar en esta metamorfosis, pero el interés por el cambio tiene que surgir desde cada uno.

 

Liberación culta, liberación macabra… “Palabras Macabras”


"Palabras Macabras Vintage" es una sección destinada al Baúl de "Palabras Macabras", los jueves de archivo recalcan algunas opiniones que ha tenido, tiene y tendrá "PM" en su historia. En esta oportunidad "Destrucción Cultural ¿o Cultura Destruida?" escrita por Vicky Paganini y David Alós en el año 2012.


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS

24/06/2017