Miércoles 08/08/2018

Macarena Marset, cantante de "Chapeca"

LA UNIVERSIDAD SE TIÑE DE VERDE

El día anterior a que se discuta el proyecto de la Ley de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, que otorgaría a todas las mujeres de nuestro país el derecho a un aborto legal, seguro y gratuito, estudiantes  de universidades públicas y privadas organizaron una peña entre varias agrupaciones con la mejor onda. Además de reclamar por la legalización del aborto, se manifestó el  apoyo a la lucha docente y a la defensa de la educación pública.

 

El 7 de agosto comenzó con un tiempo extraño, entre viento zonda, lluvia y un cielo que no se decidía si quería estar cubierto o permanecer despejado. A pesar de todo la “Peña Verde” no se suspendió e inició con mucha energía a partir del mediodía.

 

En el buffet de la Facultad de Artes y Diseño de la UNCuyo el aire estaba poblado de música, buena onda y sororidad. Allí se preparó un pequeño escenario. Alrededor, las feriantes ofrecieron sus productos artesanales, desde grabados, fotografías, bijouterie, macramé, ropa hasta comida vegana. Desde temprano, estudiantes de distintas carreras se acercaron a disfrutar de la comida y las presentaciones artísticas. Les más pequeñes también tuvieron su espacio en el cual podían pintar.

 

 

El sonido fue impecable y la organización estuvo muy atenta a las dificultades que se iban presentando. Victoria Zuin,  Clau Terra y Nayawarete obsequiaron su música a los presentes. Simone de Beauvoir fue representada por la actriz Natali Zen, haciéndole honor a la gran pensadora hablando sobre amor y feminismo. Hacia el final la murga “Doña Sorora” alegró con sus cantos. 

 

La peña cerró con el discurso de las estudiantes dando un mensaje de esperanza y su “¡Será ley!”. Dando tiempo, también, para una foto en contra del fracking. 

 

Es muy gratificante pensar como les estudiantes, tanto de secundaria y universitarios, se han movilizado y unido por sus ideales. A pesar de las agresiones por parte de gente que dice estar a favor de la vida y del desalentador pronóstico de la votación en la Cámara Alta ,ya que treinta y ocho senadores se muestran en contra, lo último que se pierde es  la esperanza. El pueblo no se calla: Las personas queremos vida digna, ya sea mujeres decidiendo sobre sus cuerpos, docentes ganando un salario justo y asegurando el acceso a la educación pública, o personas cansadas de morir por agua envenenada.  Se sigue la lucha y, más temprano que tarde, el Estado debe que escuchar. 


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS