Miércoles 31/01/2018

¿QUERÉS LEER A MENDOZA? LLAMÁ A SANDRA

La artista mendocina fue despedida de su cargo en una biblioteca pública el pasado 30 de diciembre

No voy a escribir una nota periodística, no voy a hablar respetuosamente, estoy cansado e indignado. Más abajo l@s dejaré con la carta en la cual la comunidad artística se solidariza y lucha codo a codo con Sandra, así que no voy a contarles la situación que en unas pocas líneas más podrán enterarse.

 

Sí voy a despotricar en contra de los ineptos, en contra de las cabezas cerradas, en contra de estos ataques políticos, sí gente, este es un ataque político, en contra de una persona que hace tiempo que viene haciendo política, y de la política que no se bancan los poderosos, de esa política que no habla de partidos, de esa política que nos alimenta el alma día a día, de esa política que nos enamora y nos une cada día más. De esa política cultural que hace tiempo pedimos.

 

Sandra Flores Ruminot, la que siempre ves publicando sobre la Librería “Payana”, la que siempre ves en cada recital poético que se hace en la provincia, esa que ves publicando cosas de los demás (ella también escribe, y lo hace de una manera exquisita). Estoy podrido de ver cómo la gente que lucha para que la cultura mendocina no muera, esa gente que apuesta a nuestro arte y te dice “che, no mirés tanto pa’ fuera que acá adentro hay para hacer dulce”, estoy harto de ver cómo ell@s son atacados, despedidos sin causas reales, con excusas de vencimientos den contratos sin importar hace cuánto que trabajan para el Estado y, encima de manera precaria. Es así, el Estado, quien debería luchar para terminar con el trabajo precario es el primero que flexibiliza y precariza a los trabajadores. 

 

Está claro que el compromiso de Sandra con esa biblioteca va más allá que el trabajo que desarrollaba ahí, hay un compromiso que esos que manejan Cultura y el Gobierno no tienen idea, la vocación y la pasión por hacer tu trabajo (y hacerlo bien), ellos no saben de eso… ellos saben de robar, ellos saben de intentar hacer arrodillar al pueblo, ellos no saben de arte, ni de cultura, nosotr@s somos l@s que sabemos, Sandra es la que sabe, Sandra es la que pelea y no se cansa.  

 

Sandra, te doy un abrazo fraterno. Sandra, “Palabras Macabras” te quiere, te ama, te banca, te apoya. Dale para adelante, y luchemos juntos, que de pelearla sabemos, es lo que hacemos los “macabros”.

 

A continuación, les dejamos la copia textual de la carta y sus respectivas firmas:

 

Guijarros de hielo

 

Era, fatalmente, de esperarse. Por un fugaz momento pareció que el Estado, esa trituradora de seres humanos y recursos naturales, podía aún brindar un espacio útil a gente valiosa, como la escritora y librera Sandra Flores Ruminot.

 

No obstante, la implacable lógica de esa terrible maquinaria se impuso: el pasado 30 de diciembre, Flores Ruminot fue despedida-borrada-eliminada de la existencia estatal, con el simple recurso de no renovarle el contrato-basura que la mantenía al frente de la Librería Pública Gildo D’Accurzio, donde llevaba adelante la necesaria y lúcida gestión de promover autoras y autores mendocinos.

 

El motivo argumentado padece de una pobreza rayana en la indigencia intelectual: «reducir costos en contratos que pudieran crear relaciones laborales». Y para evitar tamaño despilfarro se echó mano al personal de planta de la Secretaría de Cultura, empleados habituados al martirio estéril e infecundo que significa pertenecer a la masa burocrática de un organismo estatal.

 

Sandra Flores Ruminot es, ante todo, mujer; luego, poeta; y después, promotora cultural. Desde 2016 viene sosteniendo de la nada, sin recursos, a pleno pulmón, un espacio único en la provincia, al que llamó «Payana Librería». Desde allí inició por su cuenta la difusión de la obra de artistas locales: leyó sus libros; los contactó personalmente; y así, adquirió un conocimiento cabal de la literatura mendocina contemporánea.

 

Fue merced a esos atributos que había sido convocada para dirigir la librería oficial del Estado mendocino, una medida sorpresivamente sana, entre tanto desaguisado gubernamental.

 

Pero aquello fue tan sólo un fugaz destello de luz en la oscuridad; la oligarquía neoconservadora —como la llamó acertadamente la investigadora canadiense Naomi Klein— no está dispuesta a «despilfarrar» dinero en Cultura, rubro que no suele rendir los jugosos dividendos apetecidos.

 

Los funcionarios reaccionaron ante tal error: siendo necesario volcar los recursos públicos en beneficio del lucro de una minoría empresarial, ya enriquecida de antemano, ¿para qué dilapidar dinero en gente como Flores Ruminot? Que los escritores adopten una actitud «proactiva» y triunfen en el mercado, si es que valen algo. Así lo entendieron el CEO máximo de la oligarquía neoconservadora, el gobernador Alfredo Cornejo; y su aprendiz de CEO, el secretario Diego Gareca.

 

Ante tal situación, que daña considerablemente al desarrollo de la cultura mendocina, treinta y dos artistas de diversas disciplinas culturales —firmantes de este texto— decidieron no convalidarla con su silencio; y tomaron la resolución de manifestar su repudio por el despido de Sandra Flores Ruminot, y reclamar su reincorporación a la función que con tanta eficacia estaba desempeñando.

 

Era, fatalmente, de esperarse. La maquinaria estatal se asemeja a los guijarros de hielo que caen del cielo: el granizo que destroza, en un instante, plantas que se tomaron toda una vida para crecer y desarrollarse, dejando un tendal inerte de tallos, frutos y hojas rotas; por las cuales, jamás volverá a fluir la savia vital de la existencia.

 

Firmas:

— Horacio Ricardo Silva, DNI 13.531.741 – coautor de «Trienio en rojo y negro» (Bs. As., Planeta, 2017).

— Marcos Martínez, DNI 31.778.500 – autor de «Geografía de la villa para principiantes y Cuentos prescindibles, Mendoza, ECM, 2015.

— Nora Bruccoleri, poeta y militante – autora del poemario social «Manuscrito de los desterrados».

— Marinés Scelta, Saber lo que se pierde, Ed. Peces de Ciudad.

— Juan Alberto Montaño, DNI 23.134.096

— Mariposa, «El Destino de los Otros», Ed. Glifo; co-autora de «Mundo Bolita» Ediciones Maraña.

— Victoria Urquiza, DNI 33.049.430, miembro del colectivo «Write like a Girl».

— Sofía Criach, DNI 34.747.159, miembro del Colectivo «Write like a Girl».

— Hernán Walter Indiveri.

— Germán Mémoli, Presencias, Ed. Glifo.

— Constanza Correa Lust, DNI 33.094.925, miembro del colectivo «Write like a Girl».

— Noelia Agüero, DNI 33.093.540, miembro del colectivo «Write like a Girl».

— Eliana Drajer, DNI 27.349.750 (Muñequitachocadora, Bs As, El Suri Porfiado, 2009).

— Marcos Rodríguez Leija, escritor y periodista.

— Facundo López, DNI 25.352.739, «Niños que corren a explotar».

— Melissa Carrasco, obra «Las Plantas».

— Ignacio Martín Sanchez, DNI 33.577.814 «Manual para soñar pandito».

— Sandra Flores Ruminot, DNI 92.448.095, «Ella tenía sabor a Manzanas».

— Darío Manfredi, escritor, hacedor cultural, co-director de revista Zero, DNI 21.970.884

— María Victoria Paganini, DNI 34.738.432 

— Carmen Defelippe, DNI 5.621.458

— Alejandro Orellana DNI 24.511.646, gestor cultural.

— Susana Arenas DNI 14.730.503 « En la NUBE», «de Tanto en Tango», «Haloclina Límite Umbral».

— María Laura Cabrillana, co-autora «Mundo Bolita» Ediciones Maraña.

— Mariela Zobin, DNI 21.025.651, Obras «De mujeres a revoluciones» y «Locas que me habitan».

— Noelia Agüero, DNI 33.093.540 Colectivo «Write like a girl».

— Sonia Balzano, DNI 16.899.519, artista plástica y locutora nacional (ISER). 

— Gonzalo Arturo Córdoba, DNI 28.774.714, Integrante de Grito manso editorial.

— Fabián Almonacid. DNI 22.536.125. «Trampas de la noche».

— Aldor Rocamora, DNI 92.350.464, «Cuentos a troche y moche». 

— Javier Piccolo.

— Ika Fonseca Ripoll.

—Gonzalo Dominguez. DNI 37.000.676, «Vacío a la llama» y «Demiente», poesía.

—Carlos Jacobo Levy.

—Pablo Doti, DNI 27.090.745

—Fabián Almonacid. DNI 22.536.125, «Trampas de la noche».

—Pablo Gullo, DNI 22.619.017, escritor y docente.

—Hernán Schillagi, DNI 25.508.342, escritor y editor.

—Sonnia De Monte, DNI 12.008.379, escritora, autora de «Teatro».

—Ósjar Gabriel Navarro Correa, DNI 20.545.895, dramaturgo «Destacamento».

—María Emilia Alin, docente, militante social, escritora e integrante de Payana Librería.

—Gabi Jimenez.

—Renzo Adrián Dierna, DNI 35.076.555

—Andrés Ortega.

—Pablo Altare, DNI 26.980.097

—Vera Jereb Coria, DNI 41.643.163, autora de «El Vicio de las Vísceras» (Mendoza, Editorial Mar Adentro, 2016).

—Fernanda Álvarez.

—Marcelo Aristeo, autor de «El Eco de la Sombra y Naderias».

—Magdalena Liliana Greco, DNI 10.275.790, «JUANITO Vendimia», poemas y cancionero infantil.

—Diego Bustamante Ríos, DNI 95.145.707, Editor de Editorial Mar Adentro.

—Leonardo Dolengiewich, «La Buena Cocina», Editorial Macedonia.

—Marcela Orellana, D.N.I. 18079837. "Cuaderno de Mariángeles", "Decir el Amor".

—Ana Lucero

—Rolando López

—Gastón Moyano 

—Fernando Ariel Carpena, DNI 21727774, autor de "Paz y Carbonelli" y "Luana, una historia de África"

—Ana Ocáterli DNI 30.767.511, autora de “Sombras de Colores"

—Oscar Miremont DNI 13.177.484, autor de “Los hijos de Huar”, “Negradas” 

—Natalio Anuar Ahualli Torres DNI 38.475.945


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    gaston gauna moura (miércoles, 31 enero 2018 22:36)

    también firmo y pido que llegue aca a bolívar provincia de bs as tu literatura compañera

NOTAS RELACIONADAS