Martes 27/03/2018

 

¿QUÉ SON ESAS MANCHAS DE TINTA EN MENDOZA?

“El ámbito de la historieta es muy under, hay gente que hace, pero no trascienden”

 

Todos en algún momento de nuestras vidas nos hemos cruzado con una historieta. Entendemos a la historieta como un relato explicado mediante viñetas que contienen ilustraciones. Nacionalmente tenemos varios dibujantes destacados por su arte gráfico: Quino, Solano López, Liniers, entre otros, pero ¿Qué tanto conocemos realmente de la escena mendocina?

 

Tal vez el primer nombre que se te viene a la cabeza es el de la icónica “Mafalda”, o las obras de Chanti, aun así apenas estamos en el pie de la montaña y hay mucho más por escalar.

 

“Palabras Macabras” te traen a dos referentes nativos para que conozcas más de ámbito: Eliana Mauceri, mangaka y diseñadora gráfica oriunda de San Rafael, y Damián Pérez Santos, caricaturista publicado en el diario Los Andes.

 

 

Eliana estudiaba diseño gráfico cuando, en uno de sus trabajos, presentó una historieta, siendo que está encaja muy bien en la comunicación. Luego de realizar unos proyectos para la municipalidad de San Rafael, vino a la ciudad de Mendoza donde comenzó a dedicarse al “manga”. Su primera obra fue “Messenger Cupid School”, el primer “manga” mendocino, donde se realizó un “one-shot” (obra de un solo capítulo auto conclusivo) y una primera entrega. Ambas fueron publicadas por la editorial “El Círculo del Cuadrito” - fundada por Damián y ella -, emprendimiento que por ahora está en pausa debido a que aún no dan en la tecla con el tema de impresión.

 

“El ámbito de la historieta es muy under, hay gente que hace, pero no trascienden”, no contaba Eliana, de hecho, ella fue jueza en un concurso de historietas que tampoco tuvo mucho alcance. Le preguntamos sobre cuál es su opinión de cómo se maneja la historieta en la cultura, a lo cual nos respondió que hay comiquearías que están moviendo mucho a la gente, promocionando en distintos eventos, sobre todo la historieta Argentina porque en Mendoza no hay tanto. 

 

Respecto a las políticas culturales Eliana nos pregunta ¿A qué se llama política cultural? Supuestamente hay lugares, como el “Le Parc” y la “Nave Cultural”, pero en lo que es editorial no hay mucha experiencia. Son muy figurativos. Ponen sus caras en la primera página como diciendo que ellos están antes que los artistas. Eso fue en el gobierno anterior, con este no he estado en contacto.

 

En este tema Damián nos comenta que utilizan a la cultura como “una excusa para…”. Cuando hace falta, está… cuando no, hay que mandar lo justo y necesario como para decir que está. No hay una movida para generar una estética mendocina, y si hay algo que la escena necesita es una impronta propia. 

 

          Damián es un dibujante autodidacta, ya que no había educación formal disponible, o te comunicabas con profesionales, cuando ellos tenían tiempo, o empezabas a buscar vos información, siempre teniendo como meta la auto superación. Te acercamos la entrevista que tuvimos con él. 

 

¿Cómo llegaste a ser publicado en medios mendocinos?  

 

Por generar un grupo de historietistas que llamó la atención, hasta que, con el trabajo de todos, los medios se dieron cuenta, pero costó, no éramos una opción para ellos.

 

¿Cómo es la escena “under” de Mendoza? 

 

Hay muy poca gente con ganas de trabajar en serio, la escena profesional es muy poca y hay que estar muy afín con el medio en el que trabajes, hay que estar en sintonía con el público. Mi trabajo en “Los Andes” es ser historietista político, sobretodo de lo que pasa en Mendoza. Eso te obligaba a descubrir lo que pasa en Mendoza, y hasta la gente terminó participando de eso.

 

¿Cómo surgieron tus primeros proyectos? (“Subversivo Pasivo” y “Era una noche”)  

 

“Subversivo Pasivo” fue un proyecto que se publicó en la revista llamada “Sacá La Basura”, una revista muy política, de estilo anarquista. Hice tres números, pero después me dijeron que debía sacar auto conclusivos. También publiqué en un compendio de historietas fantásticas llamado “Series de leyenda” que buscaba generar mitos y leyendas a través de historietas, entre otros proyectos que quedaron ahí sin ver la luz porque no se financiaron. 

 

¿Cómo ves el panorama de la historieta en lo nacional?

 

A nivel nacional son olas. Hace 12 años atrás se dio una pequeña primavera, surgieron editoriales con mucho movimiento que se la jugaban a sacar libros, pero solo han quedado los que vendían más. En el interior han surgido pequeños emprendimientos, gente que ha empezado a moverse, pero es todo a pulmón. 

 

¿Cómo llegaste a desarrollar tu estilo de dibujo?

 

Fue sobre todo a influencia directa de lo que a mí me gustaba (El Eternauta, As de Pique, etc.). Si uno lo plantea así, empiezan a surgir esas raíces, surge desde el amor que vos sentís por un estilo de dibujo. 

 

 

Para cerrar ambos nos comentan qué es lo que tiene que tener una obra para ser considerada buena:

 

• Tiene que ser claro, emotivo y coherente. No debe dar muchas vueltas. No es muy fan de las historietas de vanguardia en ese sentido por ejemplo.

 

• Debe ser atemporal, el mejor juez es el tiempo. Y esto aplica tanto como al cómic como para las películas y los libros. A los 10 años de publicada uno lo sabe. 

 

”No busco personajes, no busco historias. Busco autores”

 


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS

Entrevista a "De Patas Cortas"
Entrevista a "De Patas Cortas"
Una charla con "Primitivo Sub-Real"
Una charla con "Primitivo Sub-Real"
Una charla con "Andarríos"
Una charla con "Andarríos"