Viernes 09/03/18

 

QUEREMOS UN ESTADO PRESENTE…

PERO NO ASÍ

En la noche de ayer un policía asesinó, nuevamente por la espalda, a una persona… esta vez fueron más lejos, esta vez fue un menor de 11 años

¿Qué se espera de una sociedad donde su propio Estado es un criminal? ¿Cuándo el cargo de protector se convirtió en el del opresor? ¿Cuántas voces deben desaparecer para que se diga BASTA? 

 

Porque un Estado que es ladrón y asesino somete a sus pobladores a ser ladrones y asesinos. Este mismo Estado los obliga a ser pobres. Este mismo Estado se encarga de estigmatizarlos escondiéndose bajo sus faldas para esconder sus vergüenzas. Necesita de los “negros” y de los chorros para seguir funcionando. Necesita que todo tu malestar se vea dirigido a ellos en forma de odio. Necesita, también, que todo su malestar vaya dirigido contra vos. Porque a fin de cuentas fue el “negro” el que te robó el celular y a ese “negro” hay que matarlo. Y no a los hombres de traje que dejaron que eso pasara. Nadie le grita a estos sujetos “anda a laburar” y verdaderamente ¿alguien los ha visto trabajar alguna vez realmente? 

 

La Argentina es una serpiente comiendo su propia cola. En la actualidad nuestra Argentina se encuentra sumida en el escarnio de un sector que busca destruir todo lo que somos y fuimos alguna vez. Claramente esto no es culpa de Mauricio Macri, claramente es uno más de tantos gobernantes que han aportado su granito de arena para llegar a esta situación. El gatillo fácil no tiene uno o dos años, el gatillo fácil es una práctica que en nuestro país conocemos muy bien, y qué casualidad que son los pobres los que más pagan los platos rotos. 

 

En el día de ayer la policía de Tucumán aplicó la “Doctrina Chocobar-Macri”, pero esta vez fue más lejos… el Estado asesinó a un NIÑO de once años ¿Realmente creemos que ese pibe es un delincuente que merece ser asesinado? ¿Dónde están los que defendían a Chocobar? ¿Para ellos esto también está bien? ¿Para ellos un niño de once años, que aún no desarrolla su discernimiento, es un criminal?

 

Once años de vida, para la justicia ni siquiera puede ser juzgado por un delito, pero lo más terrible es que ni siquiera pueden demostrar que estaba delinquiendo, solo que tenían una actitud sospechosa… dos pibes, uno de catorce años y otro de once. Encima tienen la caradurez de decir que los pibes estaban disparando… por favor, vean las fotos… ese niño ni siquiera tiene la fuerza necesaria para disparar un arma de fuego, y a eso sumémosle el equilibrio de ir en una moto. 

 

¿En qué nos hemos convertido? En una sociedad que repudia la lucha de las mujeres, en una sociedad que vuelve a creer que la solución están en las manos y el discernimiento de las fuerzas armadas, en una sociedad que quiere discutir la pena de muerte – la cual es una discusión que se suponía saldada, discusión en la que nos habíamos declarado en contra y en repudio constante de los países que la practiquen – como un paliativo a la inseguridad. Una sociedad a favor de la pena de muerte pero en contra del aborto seguro, legal y gratuito (sin importar si se está favor o en contra de esto último, pero debemos aceptar que es contradictorio al extremo, sobre todo por las razones por la cual se está en contra del aborto). 

 

Desde “Palabras Macabras” repudiamos el gatillo fácil, repudiamos el poder que tiene la policía de salir impune en estos casos, repudiamos el accionar del Estado ante estos casos, repudiamos a este Estado represor, repudiamos al gobierno nacional y provincial por querer quitarles todos los derechos a los laburantes, por deslegitimar a nuestros docentes, nos solidarizamos, nos unimos a la lucha de los familiares de víctimas de gatillo fácil y violencia institucional, luchamos por los derechos de todas las mujeres (sí, también para que las que dicen “ese feminismo no me representa”, también luchamos por los derechos de ellas), luchamos a favor de una escena artística provincial más inclusiva y más nutrida de políticas culturales reales que beneficien a los artistas pero también al público mendocino. 

 

A pesar de este escenario oscuro y complicado, a pesar del caos y la monstruosidad. El arte sigue. El arte queda. Y es tan así, que el 24 de febrero se llevó adelante un festival en la Plaza Independencia: “Las Voces de lxs Pibxs que no Están”. Realizado en el anfiteatro de la plaza independencia, trató de esto que venimos hablando, de repudiar la violencia institucional, repudiar a un Estado represor y sobre todo acompañar a las familias de las víctimas. Sonaron bandas que se animaron, con su música, a decir BASTA, a gritar “NI UN PIBE MENOS”. Con cumbia, rap, rock, ska, con su todo se unieron en la lucha que proclama una justicia que unos pocos se guardan en el bolsillo.

 

Este festival le demuestra a nuestra sociedad que “Usar una visera no te hace criminal”, que los sectores más vulnerables, son los más vulnerados. Le muestra a esta sociedad que este Estado sumerge cada vez más a nuestros jóvenes en la pobreza, en las drogas, en el analfabetismo. Y luego, es el mismo Estado el que los estigmatiza, los juzga y los mata. Esta situación no da para más, esta situación debe terminar.

 

Una vez más repetimos: NO A LA VIOLENCIA INSTITUCIONAL, NO A LA REPRESIÓN DEL ESTADO, NI UN PIBE MENOS POR LA DROGA, NI EN MANOS DE LAS FUERZAS PÚBLICAS, BASTA DE IMPUNIDAD.

Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS

"Pan y Circo"
"Pan y Circo"
"Historia de una búsqueda"
"Historia de una búsqueda"
"La única pena de muerte, es la pena que produce"
"La única pena de muerte, es la pena que produce"