Jueves 29/06/2017

Razones, Por J S Kraus

Parada donde está, ni siquiera de pie. Parada en una silla con ruedas. Una silla que no gira y ella, sin embargo, da vueltas. "Parada" en voz pasiva, pero nadie la ha detenido. Ella fue la que quiso parar. Ella entonces, ha parado mientras el mundo sigue ahí reproduciendo su lista de canciones aleatorias.

 

"Se estancó" es lo que suelen decir.

 

Ambas palabras aducen que uno mismo es quien ocasiona la acción. Un verbo que solo afecta a uno mismo. Y que contradictorias son las acciones en donde uno no hace nada.

Tenía algunas razones para su contradicción.

 

Había una cadena recorriendo sus venas que, probablemente, ya debe estar oxidándose. No es como si la hundiera de todas formas. No es como si la estuviera ahogando. Pero a veces la asfixiaba. Esa cadena forma parte de la utilería de una tragedia. La obra nunca fue lo suficientemente antigua y aun mantiene varios personajes. Al parecer, los actores no tienen permitido hacer catarsis. 

 

Se oía una canción de piano que solo sonaba en un lugar muy lejano. No recuerda bien la melodía, solo recuerda que la amaba. Y se pregunta si debería intentar acercarse para escucharla de nuevo. Pero, ¿qué podría pasar cuando reconozca aquellas notas? Tiene miedo de odiar esa música. Miedo de no escucharla.

 

Había un sueño al que ni si quiera le encuentro una buena metáfora. Un destino ideal que, sin importar lo que pase, debe ser real sin importar la forma que tenga. Eso con lo que uno tiene que vivir por más imposible que parezca, porque la única alternativa es morir. Y ella ya había visto demasiados muertos vivientes.

 

Por eso paró, y decidió viajar…

 

Y por eso está parada, esperando. Y esperar, también, tiene que ver con uno mismo. 

 

Esperando subir al avión que la va a llevar por encima de las nubes. Esperando por el tren que le va a permitir conocer todos esos paisajes que nunca ha visto. Poder ver el cielo que es igual para todos, pero que de alguna forma va a ser distinto.

 

Decir "la plata no alcanza para nada" es más terrible que un simple comentario. Y trabajar es pesado con tantas cadenas. Poniéndose en un modo automático que a veces se traba. Porque el momento previo es el más atroz de todos y, sin embargo, se debe seguir para llegar a donde sea que se tenga que llegar. Porque nadie puede llegar por ti.

 

Porque cuando se vaya de este estanque, que se ha formado en el desierto, probablemente pueda encontrar una respuesta. Para saber si su canción tiene nombre. Si sus cadenas pueden soltarse. Reafirmar que su sueño vale la pena. Para eso viajar. Para parar y poder seguir.

 

"Razones", Por J S Kraus


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS