Miércoles 08/11/2017

JUGUETES QUE EL TIEMPO OLVIDÓ

reflexiones wirtianas

Hola hermanos macabros, acá estoy otra vez, yo, el Pablo Doti. Sin Wirtis esta vez y por eso con un escritor para mostrarles. En la presente ocasión es un autor coreano que me hizo conocer mi bróder el Perro Verde (AKA Facundo López): Yi Sang. 

 

Como ya habrán notado, nosotros – digo, Wirtis y yo – nos copamos mucho con los poetas malogrados porque, tal vez, nosotros nos sentimos un poco así. La verdad no sé. Ni me interesa. Hoy les traigo a Yi Sang, poeta representante del Surrealismo coreano y de la Generación del 34. Vino al mundo como  Kim Hae-gyeong (김해경), el 20 de agosto de 1910 y murió el 17 de abril de 1937, a los 26 años de edad. Un pendejito. 

 

La infancia de Yi Sang no fue feliz: sus padres murieron en 1912 y fue dado en custodia a su tío paterno. Primogénito de su padre. Sin descendencia, el hombre fustigó a Yi Sang para que perpetuara el apellido. A mí me pasó igual, pero la surfié con dos hijos. Como si fuera poco, tal situación narrada, Yi Sang convivía con el cotidiano desprecio y explícito desdén de la esposa de su tío que, dedicaba – acentuando aún más lo tremendo de la situación -  todas sus miradas y atenciones a su propio hijo. 

 

Si bien le gustaba la pintura y el arte en general, estudió Ingeniería en la universidad donde su tío enseñaba. Una vez recibido, trabajó para el Estado un tiempo, hasta que le diagnosticaron tuberculosis, enfermedad incurable en aquellos días. 

 

Hinchado las pelotas, largó todo y se fue a vivir al campo. Allí tuvo un prolífico periodo de escritura embadurnado con noches de geishas y alcohol. Pero Yi Sang era un poeta: se casó con una de ellas y se fue a Tokio. De ese periodo data la novelle  Alas, historia de un hombre que soporta que su mujer se prostituya en su casa. 

 

La salud de Yi Sang empeoró. Tanto que se murió. 

 

En sus días, según la crítica, los textos de Sang pasaron desapercibidos, sin embargo, en los ´50, un escritor amigo suyo, publicó algunos de sus textos y fueron descubiertos por la crítica. 

 

Un saludo compañeros amacabrados.  


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS

19/09/17

04/07/17

22/06/17