Viernes 02/11/2018

SECCIÓN FRIKI

Crítica a “Your Name”

Kimi no nawa, la película animé mainstream de año 2017 aún sigue repercutiendo en las pantallas, en gran parte porque está disponible en “Netflix”. Una película del director  Makoto Shinkai (conocido entre les otakus por “5cm por segundo”), estrenada en Japón en 2016 y acá en la Argentina en enero del 2017, se trata de un chico de ciudad y una chica de campo que intercambian cuerpos entre sueños.

 

Fue en 2016 y es, hasta ahora, la película más taquillera en Japón. Recaudando 20.500 millones de yenes (unos 174 millones de dólares). El recibimiento internacional ha sido más que propicio y ha acompañado a dejar el mainstream grabado en oro. En esta historia no solo nos encontramos con (*cof cof*) “La casa del Lago”, sino que también una excelente animación con un acompañamiento musical a la altura de las gráficas. Algo de emoción, algo de bullying, eventos sobrenaturales y mucho más. 

 

La historia trata de una chica de campo (de un nombre poco difícil de identificar, quizás está hecho a propósito y por eso se llama “Your name” y estaba todo planeado) y un chico de la gran ciudad de Tokio: Alex Wyler. Ambos comienzan desde la mismísima nada a intercambiar cuerpos mientras duermen y, a lo largo de la peli, transitan esta situación en un pintoresco clip musical. Pero un meteorito puede llegar a cambiarlo todo en un giro 360° mal logrado.

 

Abarca una gran variedad de temas: cambio de cuerpo, bullying, fantasía, viajes en el tiempo y mucho más. Aun así, el tema principal, donde la peli hace hincapié, es la exposición de paisajes. Quizá, como los hilos forman pulseras, lo hacen de igual manera el destino y el tiempo. Pero todos los hilos que tiene esta película no construyen absolutamente nada y te dejan con un enredo de colores, muy bonitos, pero nada en concreto.

 

Este largometraje, en realidad, no desarrolla ninguno de los temas que toca y todo queda descolgado y sin contenido. Quizás deje satisfecha a la gente que quiere distraerse un rato un domingo a la tarde, pero para quienes amamos un poquito más el arte y nos gusta analizar lo que leemos (y vemos) definitivamente no cuenta como una buena película animé. Nos deja con un gusto raro y con mucha hambre. Podría usarse como excusa “que una peli es demasiado corta para desarrollar”, pero a lo largo de la trama se podrían haber ahorrado muchos baches innecesarios y enfatizado en solo uno o dos temas de los muchísimos que se tocan. Se priorizó la estética sobre la sustancia, sin beneficiar en nada a la narrativa y, en su mayoría, entorpeciéndola. El único mensaje aquí es la comercialidad y esa tendencia en las películas a distraerte con un placer sensorial y no hacerte pensar ni reflexionar.

 

(Ahora empiezan los spoilers)

 

Lo que a la mayoría atrapa de esta peli es el romance. Los japoneses saben cómo inyectarte bien esa agradable sensación de ternura. Pero aun así, a lo largo de la trama, Taki y Mitsuki se comunican a través de mensajes sobre lo que van haciendo, porque se olvidan de lo que hicieron cuando vuelven a despertar. Entonces, ¿cómo llegan a enamorarse? 

 

Solo te das una idea de que se gustan cuando Miki (personaje secundario y primer interés de Taki) le dice que antes gustaba de ella, pero ahora gusta de otra persona (porque el chabón simplemente podría no gustar de ella, sin gustar de otra chica). Ahí como que la peli “NOS DICE” lo que ocurre entre ellos, en vez de mostrarnos. Acá entra la función de les personajes secundaries, que son chates y su única función es contar las cosas que nos debemos dar cuenta.

 

Por el lado de Mitsuha, se trata de confirmar o descubrir su amor intentando fallidamente visitarlo en Tokio sin conocerse previamente. Lo único que comparten es el cambio de cuerpo, que ni si quieran lo hacen al mismo tiempo ni se conocen estando cruzados.

 

Se rescatan, aun así, los momentos clímax de la película, sobre todo desde que se encuentran por primera vez en el ocaso, porque se logra una escena muy hermosa acompañada por los matices del cielo en la punta de la montaña. La tensión que surge a partir de allí fue lograda exquisitamente. Y, por supuesto, cuando Mitsuha se cae y olvida de nuevo el nombre y en la mano decía “Te Amo” … es imposible no conmoverse. El final, que muestra su vida de adultos, aunque hayan estirado un poco el encuentro en la escalera, logra el desenlace esperado. Estos clímax de la película siguen, sin embargo, con la premisa de lo comercial: se busca la satisfacción del público y no una reflexión. 

 

Otra crítica es a les personajes secundaries, de carácter plano, cuyas conversaciones casi no aportan a la trama, más que para explicarle al público lo que sucedió. Muchas de las escenas donde solo aparecían elles no decían nada pertinente sobre la trama, eran más un decorado. También, por ejemplo, la parte donde la maestra explica lo del ocaso, introduciéndonos en lo de “la hora mágica” (que pudo haberlo hecho la abuela).

 

En fin, aun con todos estos puntos cuestionables, esta peli puede ser un buen puntapié para aquellos que aún no se animan a ahondar en el hermoso mundo del animé.

 

Si temas como el cambio del cuerpo (gender bender) te llamó la atención, podés buscar “Kokoro Connect”, un animé escolar donde se indaga más en los efectos del gender bender y la adolescencia. También, si querés indagar en algún lugar más oscuro y psicológico del asunto, está el manga “Boku wa Mari no naka”. Animés que tratan el tiempo hay varios también, pero recomiendo “Steins;Gate”. 


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS

"PM Friki: Dragon's Dogma" por Johan Swei
"PM Friki: Dragon's Dogma" por Johan Swei