Sábado 15/07/2017

UNA LECTURA DE “SHINGEKI NO KYOJIN”

ATAQUE DE LOS TITANES

Algunos de ustedes habrán oído de la famosa serie que ha alcanzado un éxito mundial. Y ahora parece avivarse el fervor entre los amantes del animé mendocino debido a la salida de su segunda temporada, con unos gráficos de máxima calidad (si tuvo el gusto de haber leído el manga sabrá que estos tipos se esmeraron de verdad en hacer algo bonito)

 

Pero, ¿qué es lo que hay detrás de este exitoso manga, cuyos dibujos son tan deformes y retorcidos como la historia que estos quieren representar? ¿Qué es lo que hace a esta obra original? Parte del canon manguístico, según esta humilde escritora.

 

El tema principal de esta obra es la lucha por la libertad. No de una persona, no de un pueblo, si no de la humanidad. Y esta palabra es clave a la hora de leer el manga o ver el animé. 

 

Debido a los titanes (gigantes humanoides sin capacidad de razonamiento, que tan solo devoran humanos por placer), la humanidad debió resguardarse detrás de tres muros gigantes para protegerse durante cien años. Dentro de estos muros, que nos sitúa en un espacio muy similar a la Europa del siglo XIX, nos encontramos con lo que cualquier sociedad podría tener: jerarquías, privilegios repartidos de manera injusta, una religión con una sospechosa influencia en el gobierno, corrupción, pobreza, conspiraciones, censuras y gente que desea con todas sus fuerzas dejar de vivir como ganado. De este último caso tenemos a Eren Jaeger, caracterizado por su determinación y su único deseo de matar a todos los titanes.

 

Pero como mencioné, la serie va más allá de una sola persona y la lucha por su ideología (si bien son temas que se van desarrollando). Partiendo de este personaje pasamos a los reclutas de una base militar, luego pasamos a una legión, al país, a una raza. Esta es una historia que parte de lo individual para llegar a lo social, lo colectivo. 

 

Para guiarnos, por ahora, digamos que quien toma el papel principal es, en realidad, una de las tres ramas del poder militar de la trama: la “Legión de Reconocimiento”, encargados de luchar contra los titanes. Para que quede claro, las otras dos ramas son la Policía Militar (encargadas de proteger al rey y los muros internos) y las tropas estacionarias, quienes mantienen el orden en el resto de las murallas. 

 

Nuestro protagonista, claramente debe ser el único y diferente al que le hacen bullyng y el Estado no quiere subsidiarlo debido a que las expediciones fuera de los muros son costosas y con un índice de fracaso bastante alto. Sin embargo, esta legión arriesgará todo por salir de la ignorancia que se tiene de los titanes, para poder vencerlos y garantizar la victoria de la humanidad. Para esto debe recurrir a ingeniosas estrategias y un desarrollo tecnológico especializado en la matanza de los titanes. Son los miembros de esta Legión los que deben oponerse a los nobles, quienes manipulan la información y solo buscan su propio beneficio.

 

Siguiendo con esta clasificación de personaje, no podemos dejar de lado una de las partes más importantes: La que incluye que el lector/“¿audiovisor?” debe identificarse.  Pero ya que estamos siguiendo una línea diferente de clasificación, vamos a seguir tomando como público a la humanidad. Y es que a lo largo de la historia uno puede reconocer ciertas similitudes de situaciones de la segunda guerra mundial plasmada, también para los más frikis, o algún historiador por allí, reconocerán ciertas consecuencias de la segunda guerra sino-japonesa y las actitudes de los países involucrados. Desde una posición literaria, también he podido ver algunos rasgos de grotesco (siendo más lo trágico que lo cómico) sobre todo a un nivel visual. Y mucha referencia a la mitología nórdica. Incluso, últimamente uno puede percibir ciertos argumentos estadounidenses respecto a Siria y otros eventos de la misma índole.

 

Esta obra cuenta al día de hoy con dos temporadas de animé, cinco ovas, una película del resumen del animé, una parodia (Shingeki! Kyojin Chugakko), una película “live action”, un crossover con Marvel Comics, el hermosísimo aunque deformemente dibujado manga original (https://www.tumangaonline.com/biblioteca/mangas/7528/Shingeki-no-Kyojin) escrito y dibujado por las manos de Hajime Isayama, que cuenta actualmente con 94 capítulos y una parva de admiradores desesperados que ya no pueden ni escribir teorías en taringa de lo que puede llegar a pasar.

 

Para cerrar y sin dejar de mencionar que este manga es verdaderamente merecedor de, al menos, darle la oportunidad de ver la serie. 

 

Les dejo una frase de los últimos capítulos que me ha dejado reflexionando. Esta frase puede llegar a considerarse “spoiler”, si bien omití una parte para no revelar ningún suceso relevante. Quizás tiene algún efecto distinto en las personas que han leído el manga y saben el contexto, pero simplemente me pareció digna de ser citada… Estás a tu propia merced.

 

“Del otro lado del muro, está el océano. Y del otro lado del océano, está la libertad. Hemos creído eso por tanto tiempo. Pero eso no es cierto, lo que nos espera del otro lado del océano es el enemigo, ¿cierto? y si matamos al enemigo, lo que nos espera del otro lado... ¿será al fin la libertad?"


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS