GIOCONDA BELLI

Sencillos Deseos

Hoy quisiera tus dedos escribiéndome historias en el pelo 
y quisiera besos en la espalda 
acurrucos 
que me dijeras las mas grandes verdades 
o las mas grandes mentiras 
que me dijeras por ejemplo 
que soy la mujer mas linda del mundo 
que me querés mucho 
cosas así 
tan sencillas 
tan repetidas, 
que me delinearas el rostro 
y me quedaras viendo a los ojos 
como si tu vida entera dependiera de que los míos sonrieran 
alborotando todas las gaviotas en la espuma. 
Cosas quiero como que andes mi cuerpo 
camino arbolado y oloroso, 
que seas la primera lluvia del invierno 
dejándote caer despacio 
y luego en aguacero. 
Cosas quiero como una gran ola de ternura 
deshaciéndome 
un ruido de caracol 
un cardumen de peces en la boca 
algo de eso 
frágil y desnudo 
como una flor a punto de entregarse a la primera luz de la mañana 
o simplemente una semilla, un árbol 
un poco de hierba 
una caricia que me haga olvidar 
el paso del tiempo 
la guerra 
los peligros de la muerte. 

Uno no Escoge

Uno no escoge el país donde nace;
pero ama el país donde ha nacido.

Uno no escoge el tiempo para venir al mundo;
pero debe dejar huella de su tiempo.

Nadie puede evadir su responsabilidad.

Nadie puede taparse los ojos, los oidos,
enmudecer y cortarse las manos.

Todos tenemos un deber de amor que cumplir,.
una historia que nacer
una meta que alcanzar.

No escogimos el momento para venir al mundo:
Ahora podemos hacer el mundo
en que nacerá y crecerá
la semilla que trajimos con nosotros.


 

Entonces, ¿Pactamos? 

 

Nicaragua, 26 de abril de 2014

 

Amigos de Palabras Macabras:

 

                        Todos tenemos un deber de amor que cumplir, una historia que hacer, una meta que alcanzar. No escogimos el momento para venir al mundo: Ahora podemos hacer el mundo en que nacerá y crecerá la semilla que trajimos con nosotros. Ustedes han traido consigo  la semilla de la cultura, del arte, de la expresión, de la libertad. El resto nos degustamos cosechando de sus buenos frutos al leer PALABRAS MACABRAS. He gozado la calidad de sus textos y me he sentido representada con sus ideales.

 

 Ahora bien, me resulta necesario hacerles llegar a esta mujer de “palabras convocantes”, una mujer valiente,  atrevida, osada, pluma apasionada, actriz sin  igual, una queridísima amiga a quien admiro y disfruto leer: Sandra Flores Ruminot. El arte está a salvo mientras sigan existiendo estas escritoras MACABRAS, mujeres que hacen de la vida un arte, que en cada paso que dan dejan la estela de un perfume letrado que se impregna en las memorias y en los corazones. Leanla y hagan volar sus poemas hacia un destino infinito y plagado de libertad.

 

Estoy muy orgullosa de que exista un medio que nos de voces a todos, a los que ya pudimos exponer nuestro grito y a los que aun en susurros intentan dejar un mensaje.

 

Los abrazo mis queridos.

 

Gioconda.

SANDRA FLORES RUMINOT

“Una mujer”

“Una mujer de ojos abiertos

alumbra nuevos días en sus huellas

es un terremoto ante las resignaciones

una fragante margarita, simple, verdadera

asomando entre la ostentación fútil de las vidrieras

 

Una mujer de pecho alborotado

engendra pájaros en sus senos

libera mariposas en sus entrañas

sus alas entierran las certezas cobardes

su vuelo transgrede la imposición tirana

 

Una mujer  de pestañas horizonte

es una tormenta indefinible

un océano sin límites ni orillas

una guerrera feroz en la batalla

la mentira no se enreda en la luna de sus caderas

la verdad florece en la lengua de su palabra

 

 

 

Una mujer de labios insurrectos

se mantiene fuerte en la intemperie de la lucha

entera en los dientes de la derrota

Se teje de sinceros sentimientos

se desteje de tibias complacencias

Se sab, se piensa, se ama, se respeta

 

Una mujer encendida

alimenta la llama de su inteligencia

el fuego de su sapiencia

se construye, se instruye, se reinventa

se agiganta en la hoguera de la pasión

abre su flor en la entrega verdadera

 

Una mujer despierta

mantiene la luz de una mente abierta

siembra su jardín de afectos esenciales

protege el universo personal de sus sueños

tiende murallas contra las manipulaciones,

las culpas, que puedan amarrar sus utopías

 

Una mujer devenida

guarda un amuleto contra el pesimismo

una cicatriz de gozo entre las piernas

la fuerza indeclinable del trabajo

la substancia sutil de alguna pena

el sabor redentor de la quimera

 

Una mujer herida de vida

esconde en su vientre palpitante

 

la memoria fecunda de la tierra.”

Vamos a querernos

“Vamos a querernos desde los pies hasta la nuca

También en las cicatrices de las  rodillas

En la vuelta carnero de la cintura

Con los interrogantes de los ojos

 Los desaciertos de la boca

Distendidos sobre la hierba fresca

Ansiosos sobre las dudas

Melancólicos en la penumbra

Arrojados al precipicio

A carcajadas en la ducha

Vamos a querernos con las razones de los pájaros

La substancia de los atrapasueños

La incoherencia de la retórica

El desorden de los paradigmas

La carne crispada de la música

Arrojados al vacío del mañana

Embarrados de realidad

Borrachitos de sexo

Alucinados de futuro

Porque si, la piel la saliva el beso

 Porque no, la muerte la desidia el miedo

Por las certezas instintivas del fuego

 

Y las preguntas replicantes de la lluvia”

 

 

 

“Y cuando ya no hubo más nada en que creer,

los rincones estuvieron todos explorados

las búsquedas satisfechas

sabidos los usos, los idiomas

la muerte asumida.

Entonces sintió el vacío,

 ancestral, como el eco de sus genes.

Se sentó a esperar en el borde

en la esquina entre la locura y la razón.

Se pregunto si el día sería siempre así

tan noche

tan hueco en el medio del pecho.

Una nostalgia de árbol lo invadió

como si los anillos de su memoria

le recordarán los pasos

que había recorrido

sólo para llegar

otra vez

 

a sí mismo.



Escribir comentario

Comentarios: 0