Martes 23/01/2018

UNA BOMBA QUE SIGUE ESTALLANDO

Se lanzó una nueva edición del Festival de bandas “RevelArte” Rock. Esta vez de la mano de los chicos de Estampida, Perdidos Eléctricos y Cuervo Viejo

Como todo festival mendocino, las demoras estuvieron a la orden del día, pero esto de ninguna manera hizo impacientar a la gente que charlaba calurosamente entre amigos con algún vino por medio girando entre las mesas. Esto sucedía pasando las 23 horas del viernes 19 en “Pratus Bar” (Las Heras).

 

Los primeros en subir al escenario y con una alta expectativa de la gente fue “Cuervo Viejo”, la banda le dio el toque de de hard rock a una noche muy calurosa. Las bandas no tenían un horario determinado para cada una, por lo que pudieron realizar un extenso repertorio que deleitó los oídos de los presentes. Es extraño que suceda de esta manera, pero resultó en un beneficio para los artistas, que pudieron mostrar más de lo que están acostumbrados. Los “cuervo” vienen con mucho ensayo arriba y salieron prolijitos en todo. Lo único que falló fue el sonido que, lamentablemente, acopló muchas veces.

 

 

    Luego de un descanso alargado, que sirvió para refrescarse en la parte de afuera con la escasa lluvia, “Los Perdidos Eléctricos” subieron a hacer sus clásicos rocanroles y la gente, a pesar de el poco espacio y el calor, se animó a bailar y a agitar al son de esos ritmos.

 

 

      La noche tuvo un problema, hacía demasiado calor dentro del bar y cada vez estaba más sofocante, así que mucha gente no se la bancó y decidió hacer el aguante desde afuera. El sonido no cambió para nada con el cambio de banda, como se dice en la escena “el show debe continuar” así que la banda se bancó todo el repertorio preparado con un acople que era mejor escuchar de lejos. Aunque duela decirlo, no se pudo apreciar al 100% esta presentación.

 

 

 

Al terminar los perdidos, otra vez se hizo un pequeño receso para aplacar el calor. Al final. los chicos de “Estampida” fueron los encargados de cerrar la noche. La banda que se tomó el laburo de organizar el evento, pero tuvieron la mala suerte de que nadie más que los más íntimos de la banda se asomaran a hacer el aguante, el resto del público estaba afuera intentando soportar el calor o ya se había ido del “Pratus”.

 

 

                La suerte no estuvo del lado de los chicos de “Estampida”, algunos equipos no funcionaron correctamente, aun así no bajaron los brazos y solucionaron este problema antes de empezar su show. El acople que estuvo rondando toda la noche se hizo más fuerte, como músicos profesionales que son, hicieron esperar a la gente pero solucionaron el problema para que todo saliera perfecto… y salió, lo lograron a la perfección.

 

 

 

                Las expectativas con respecto a las bandas fueron cumplidas. Los chicos, a pesar de que el lugar es chico, de los problemas de sonido y que la gente se fue; ellos estaban felices de que la primera edición de este festival se haya concretado.

 

 

                Hablemos un poco del lugar. Primero que nada, quiero felicitar a “Pratus” por el aguante que hace a la cultura mendocina. El lugar es chico pero el corazón es enorme. Mi consejo para las bandas es que, si bien hay comodidad en tanto al trato con este bar, no es directamente proporcional a la comodidad del público y esto hace que mientras el show transcurre estén todos fuera del lugar charlando de las suyas y con la música de fondo como si hubiesen puesto un disco y no pagado por ir a ver una banda.

 

 

                Repito, hay que hacer un monumento a la gente de “Pratus”, pero le falta mucho en infraestructura para ser un lugar para tocar. Y con respecto al sonido, sabemos que el trato con las bandas es que no tienen que pagar el sonido, que el lugar lo pone. Pero no por eso los artistas tienen que soportar a un sonidista que esperó a que otro frenará el show para darse cuenta que hacía 3 horas había un acople insoportable.

 

 

 

              Tanto al bar como a las bandas: “lo barato sale muy caro”. Para que algo salga bien y profesional, hay que poner lo mejor de cada uno y no buscar abaratar costos y presenciar el desastre en lo relativo al sonido, como lo fue.

 

 

                Esperamos la segunda edición de este festival que esta hecho con mucho cariño y sudor de parte de las mismas bandas. Y sabemos que va a salir mucho, mucho mejor. Y al público, ¡vamos! Sigamos haciéndole el aguante a las bandas mendocinas, que esto es un 50/50, si nosotros ponemos de nuestra parte, esta bomba que esta estallando de los festivales autogestivos seguirá creciendo y coparemos Mendoza, señores y señoras.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS