Sábado 10/11/2018

Macarena Marset, cantante de "Chapeca"

“…lo que ha ayudado un montón a que resurja la escena mendocina yo creo que es el compañerismo entre todas las bandas…”

Una Charla con Agustina "Gitana" Romano

 

Por Palabras Macabras

 

La gitana de La skandalosa… ¿Cómo es ser una mujer entre tantos hombres en una banda?

 

Esa pregunta me la hacen siempre y es como que nunca tengo una respuesta concreta porque no siento diferencia. Los chicos siempre me han tratado como igual desde el día en que entré a la banda. Siempre hemos tenido una relación como de hermandad. Son los hermanos varones que nunca tuve. Por ahí sí se complica en las giras, en los viajes que yo necesito tener mi intimidad, por ejemplo para cambiarme. Aunque hemos compartido habitación y todo pero yo siempre me tengo que ir a cambiar al baño porque además soy minoría –entre risas-. Ellos sí, no tienen problema. Igual por ahí se están cambiando y me voy; no me voy a quedar ahí. Pero fuera de eso no hay ninguna diferencia.

 

¿Cómo llegaste a la skandalosa?

 

Por el Maurito. Tocábamos en una banda juntos, en La Forajida, cuando yo tenía 15 años. Medio que ese proyecto se venía pinchando porque nos quedamos sin cantante, después sin baterista, después sin cantante de nuevo y fue como que ya no daba mucho más. Y el Maurito justo entró en La Skandalosa en el 2010. Yo por ahí los iba a ver; con el Maurito siempre salíamos juntos a todos lados porque éramos muy fans de Pucha Ché, los seguíamos a todas partes. Entonces en todas las que hacía el Maurito me prendía, empecé a seguir a La Skandalosa, empecé a conocer a los chicos. En enero de 2011 ellos (LST)  viajaban  a Valle Grande y el enano, el trompetista, no podía viajar y quedaba el Cebo solo tocando, entonces dijeron: “bueno, venite a tocar unos temas con nosotros”, y yo: “ay, sí obvio”. Entonces me invitaron a tocar unos temas, fui a un par de ensayos, saqué casi todos los temas y una vez en año nuevo me dijeron: “queremos que formes parte de la banda, el”huarpe” ya dio el ok. Y ahí empecé. 

 

¿Cómo fue empezar en la música? ¿Cómo llegaste a los vientos?

 

Y yo a la música la he vivido desde siempre porque mi mamá es cantante y, aparte, trabaja en la escuela de música de la universidad. Entonces siempre he estado ahí desde que estaba en la panza. Como a los 14 se me dio por tocar la guitarra; mi abuela me había regalado una guitarra que estaba hecha bosta, es más, un día la fui a sacar del estuche y estaba partida. Empecé a ir a clases con un profe y me dijeron: “¿por qué no rendís el ingreso para entrar a la escuela de música?”. Y siempre se me complicó leyendo partituras y con la guitarra coordinar las dos manos fue algo que siempre me costó un montón. Encima yo me había inscrito en clásico y con las manos era torpe. Y viendo a una banda que tenía vientos, vi el trombón y me llamó la atención. Entonces yo le pregunté a mi mamá: “mami, ¿dan clases de trombón en la escuela de música?” y me respondió: “sí, ¿por qué?” y me miró con una cara rara. “No sé quiero aprender”, le dije. Obviamente mi mamá nunca me dijo que no a nada. Fui un verano a las clases con el profe, sacó el trombón (yo no había visto un trombón en mi vida nunca), me hace agarrarlo y le saqué sonido a la primera vez que lo agarré y dije “wow”. Y el profe quedó flashando también porque dijo: “hay un montón que tardan clases en sacar un sonido…”. También empecé a estudiar para rendir el ingreso a trombón así que entré a las dos cosas juntas (a guitarra y trombón) a hacer el “C.I.E.M.U.” mientras iba a la escuela. Y fue así que, a los tres meses de estar tocando el trombón que sabía tocar  diez notas nada más, un amigo en clases de guitarra me dice: “un amigo está buscando vientos para su banda, vos andá a ver qué onda, ellos también están todos empezando” y me pasa el número del Mauro. Le escribo al Mauro y le digo dónde ensayan: en Barrio Parque, sábado a las 9 de la mañana –entre risas-. Yo en ese momento iba a la escuela, quería el fin de semana dormir, no quería seguir madrugando pero dije bueno ya fue, era la primer banda de mi vida. 

 

Me mandé, me pasaron un par de notitas y al sábado siguiente voy, me abre la puerta la Susy, la mamá del Mauro y me dice: “no están ensayando los chicos, a ver ahí vengo”. Se fue hasta el fondo a despertarlo al Mauro. Se acerca el Mauro y me dice: “no, no ensayamos hoy porque no sé quién estaba enfermo, me re olvidé de avisarte”. Claro si ni me conocían, capaz que se habían olvidado de mí. Y así sucesivamente. 

 

¿Cómo se vive la nueva etapa de La Skandalosa? ¿Cómo la vivís vos?

 

Es raro volver a encontrarnos de nuevo. Es como empezar, no digo desde cero, pero es empezar algo totalmente distinto, con temas nuevos. Fue pararnos y decir y ahora qué hacemos, cómo seguimos, quién tiene temas, quién quiere cantar. Nos empezamos a probar. Quedó el Guille porque es el que tiene el timbre más parecido al del Cebo, con respecto a los temas viejos porque de los temas nuevos, en lo que es el tercer disco se viene bastante variado con las voces, aunque igual la mayoría de los temas los canta el Guille pero no es que todos los temas los canta él. 

 

Y hablando del tercer disco “Aguante el Aguante” ¿Qué se viene?

 

Nosotros decimos que es bastante parecido a “Que Gire” porque es como un rejunte de estilos y canciones. “Tal Cual Somos” es como que, si bien tiene muchos estilos, ya tenía como un hilo… todos los temas los cantaba el Cebo. En cambio en “Que Gire” también había como una pluralidad de voces y en este también, como les decía recién, hay varios temas, algunos cantados por el Mauro, otros por el Yayo, el Huarpe. Hay muchos que hacemos coros todos juntos. Es cortito pero es una piña.

 

¿Manteniendo la esencia característica de la skandalosa, con lentras de amor, lucha, contenido social?

 

Seguimos manteniendo el mismo mensaje. Por ahí, este disco no tiene tanto contenido social como los anteriores más que nada por la etapa en la que nos encontramos al momento de componer. Fue como un proceso muy humano entonces son más vivencias personales y más sentimientos, más que algo social. Eso también lo ponía mucho el Cebo porque el Cebo también había tenido muchas experiencias con respecto a la policía. Todas las letras siempre han sido en base a experiencias personales pero este disco fue más que nada emocional. Salió de los sentimientos de toda la etapa que atravesamos.

¿Qué se viene en la gira por México?

 

Estamos muy nerviosos. Con muchas fechas. Son aproximadamente 15 o 14 fechas en 23 días. Como les decía recién, tenemos no sé, 5 días de descanso en total. Estamos ensayando un montón, preparando lo viejo y lo nuevo. Estamos muy ansiosos porque  es algo que venimos posponiendo también hace un montón. Siempre tuvimos la idea de ir a Mexico desde que grabamos “Persiguiendo” con Los Caligaris. Y siempre por algún motivo u otro se nos complicaba, no podíamos. Y este año, a principio de año nos pusimos la meta: “o nos vamos, o nos vamos”. Lo empezamos a gestionar y yo creo que ha llegado en un momento indicado para la banda porque quizás si lo hacíamos antes no hubiese salido la gira que ha salido ahora en que la mayoría de las fechas las compartimos con Los Caligaris, algunas con Los Cafres, otras con los Decadentes. Primero porque no hubiésemos contado con el apoyo monetario porque antes no generábamos mucho. Bueno, ahora tampoco generamos un montón pero generamos más o menos como para solventar gastos un poco más grandes. Siempre todo lo que hemos generado con la Skandalosa lo hemos usado para La Skandalosa, para discos, gira, lo que sea. Y esto ha sido un gasto enorme, muy difícil de afrontar. Por suerte contamos con la ayuda de la gente que hicimos el ciclo en el Lobby de los tres martes y había gente manija que compraron entradas para los tres días; después los shows del N8 y son tiempos difíciles en que es complicado pagar una entrada. Entonces estamos muy contentos de que la gente nos apoye y hayamos podido lograr el objetivo. 

 

A parte de la skandalosa, del ámbito de la música, ¿quién es la gitana?

 

Estoy estudiando el traductorado de inglés. Estos días he dejado de ir porque dije bueno, voy a faltar un mes. Empecé este año en realidad; el año pasado me recibí de una carrera que no tengo idea de qué se trata, Relaciones Públicas. Fue como que me recibí y dije, bueno, ahora qué hago, y me puse a estudiar otra carrera 

 

¿Fue una elección muy al azar la de esa carrera?

 

Sí, porque supuestamente era una carrera corta con salida laboral rápida pero yo en realidad… ¡quiero tocar! No quiero hacer RRPP. Nada, hago natación, ensayo, veo series, ando en bici.

 

Hay una cuestión con las bandas que van tomando cierta trascendencia ¿Qué se siente escucharte fuera del ámbito de  un recital? ¿Qué se siente entrar a algún bar y que haya un tema de la skandalosa?

 

Es muy loco es como que ninguno sabe cómo reaccionar a eso es como que yo soy muy tímida y me da mucha vergüenza todo. Por ahí hemos estado en el Rumbo Perdido y ponen un tema nuestro y estamos como “bueno, qué hacemos”. Miramos a la gente, no sabemos qué hacer. Por ahí en Antares suelen poner a la skandalosa o por lo menos las veces que yo he ido lo han puesto entonces no sé si es que lo ponen siempre o lo ponen porque me conocen y ven que fui. Es una situación media extraña. La otra vez estaba hablando con mi profe de natación y le decía: “no vuelvo hasta noviembre porque me voy a México” –Ah! ¿Te vas de vacaiones? –Mm No. Toco con una banda y me voy a tocar – Ah qué bueno y en donde tocás – En La Skandalosa – No! ¿en serio? El otro día en la Universidad los quería ir a ver. Me dijo que usan un tema nuestro en la escuela de verano. Encima es muy loco, la skandalosa pega mucho en los niños; es algo que no entendemos por qué. Es muy gracioso, siempre nos llegan videos de niños cantando “Persiguiendo” o “la recortada”. Yo pienso, ay si supiera. 

 

¿Cómo se vive la relación con el público?

 

Se me acerca la gente y me dice “eh, vos sos de la skandalosa” y me da  vergüenza no sé y les digo “si, soy yo” (avergonzada). Yo tengo un amigo que siempre me dice “ay amiga, yo si tuviera tu fama estaría arriba de un poni”. Es más, una vez estaba en su casa, estábamos con unas amigas y justo me llaman los chicos de “No es sólo rock and roll” para salir al aire por teléfono y mi amigo me empezó a filmar y me dice “ay amiga, para contrataciones la próxima que hablen conmigo”. Flashea más él que yo. No sé, yo soy una persona común y corriente. 

 

¿Y qué onda salir a tocar al escenario como en el UNCuyo Rock con esa cantidad de gente? ¿Qué se siente arriba del escenario?

 

Y eso fue una manijeada porque, encima, era el último toque y el próximo iba a ser en México directamente. Superó nuestras expectativas porque como estaba el evento del Le Parc y había otros eventos más (en realidad el del Le Parc yo creo que era la competencia fuerte), y yo pensaba que no iba a ir tanta gente y encima toda la controversia que se había generado anteriormente, estaba media manchada toda la situación. Pero bueno, llegamos y había un montón de gente, todos con la mejor. Fue como una retroalimentación me parece porque nosotros ya veníamos manija, más ver a la gente manija nos puso más manija a nosotros y fue como un ida y vuelta toda la noche.

 

Llevan años de experiencias en el ámbito de la música en un contexto en que se bombardea a las políticas culturales… se cierran los lugares para tocar, puede que hoy le afecte más a otras bandas… quizás por ahí ahora a ustedes no les pasa pero les puede haber pasado hace unos años ¿cómo lo han vivido antes y cómo lo ven ahora?

 

De haber lugares nunca ha habido muchos lugares para tocar; se abren unos y se cierran otros pero siempre hay pocos. Lo bueno es que ahora, no sé si es por un tema de la calidad musical que hay en este último tiempo o qué, pero lo que ha ayudado un montón a que resurja la escena mendocina yo creo que es el compañerismo entre todas las bandas que, para mí, antes eso no se daba y eso ayuda un montón. 

 

Nosotros al principio nos buscábamos los lugares nosotros para tocar. Por ejemplo el Club Sirio, que estaba tirado, lo usaban para hacer karate, yoga y un día fuimos a ver qué onda el lugarcito para tocar. Creo que ahí pusimos dos fechas y así con un montón de lugares. O sea, cuando no te los dan te lo tenés que rebuscar vos y buscás los permisos y las habilitaciones y toda la movida. Como que siempre nos hemos ido abriendo los caminos con respecto a los lugares en la mayoría de las veces nosotros. Hay que rebuscársela. 

 

Pero hay bandas que tienen que pagar para tocar en algún lugar… ¿Ustedes también lo vivieron?

 

En un principio era eso, tenías que vender cierta cantidad de entradas y si no vendías esa cantidad tenías que poner lo que faltaba o llegar al lugar y tener que pagarte vos el sonido, que siempre era un sonido de mierda, la mayoría de las veces. Y encima hacer sonar a una banda de nueve personas con vientos y todo no es muy sencillo para el operador. No es lo mismo un power trío o una banda de tres, que tienen dos guitarras, bajo y batería y sale más fácil. Pero nosotros siempre hemos sido una complicación para lo que es sonido, más que cada uno tiene su micrófono más el micrófono de coros. Pero sí nos ha pasado en un principio que había que pagar para tocar. Espero que no siga pasando pero debe haber bandas que sí, deben seguir pagando y debe haber gente de mierda que se aprovecha de las ganas de que uno tiene de salir a tocar y hacerse conocido. Te ponen condiciones de mierda diciéndote “vas a tocar en mi bar, mirá el favor que te estamos haciendo” y después no te dan ni una cerveza ni nada. 

 

¿A ustedes ya no les pasan más estas situaciones?

 

Por suerte no pero nosotros seguimos generando nuestras propias fechas como por ejemplo lo del Lobby o la fiesta que se va a hacer el sábado (Despedida Skandalosa en Titanium). Siempre nos gusta generar nuestros propios eventos porque manejamos todo nosotros, no tenemos que estar rindiéndole cuentas a nadie ni estar dependiendo de nadie. Queremos cierto camarín, cierto cáterin, ciertas luces y nos las conseguimos nosotros a nuestro gusto. Por ahí pasa que llegás a un lugar y no tenés las cosas básicas, que tampoco son exigencias de rockstar de fama, ¡No! Son cosas básicas: tener un lugar donde entremos físicamente los nueve, donde dejar las mochilas, los instrumentos, comidas y esas cosas; hay lugares que te dan una pizza o dos para los nueve. Estás haciendo mal las cuentas –entre risas-. 

 

Nuestra idea era tocar acá en Mendoza en festivales o cosas muy esporádicas cosas de no matar la cabeza a la gente y que digan “estos flacos tocan todos los meses, todos los días, no tocan temas nuevos”.

 

Pero la gente se prende igual…

 

Sii, yo no sé cómo hacen. Tocando los dos mismos discos hace cuatro años. Siempre intentamos variar. Por ahí estamos haciendo la lista y decimos “no este tema de nuevo” pero no hay mucho más para agregar.

 

Post gira de México, ¿se viene presentación de “Aguante el Aguante” en Mendoza?

 

Sí, la idea es hacerla en noviembre… no sé si pueda dar más información jaja. Volvemos de México, a las dos semanas nos vamos a Chile un fin de semana y, a la vuelta tal vez, o antes. 

 

¿Cómo lo vivís vos en lo personal y toda la banda, el hecho de ser referentes en el ámbito musical? ¿Les pasa que vienen otras bandas y les piden consejos o hacerle el aguante con videítos?

 

Y nos da orgullo que nos tomen como referentes. Pero yo creo que, tal vez, por nuestra forma de laburar, que hemos hecho todo a pulmón siempre, si bien, ha habido gente que se ha acercado a ayudarnos. Pero siempre ha sido todo autogestionado que es muy difícil. Y yo no sé si ha habido bandas, antes de esta generación, que hayan laburado de esa forma. Tampoco quiero decir que somos unos pioneros ni mucho menos. Pero sí, la forma de laburar que hemos tenido nosotros no la he visto antes en otra banda. Y ha surgido todo siempre desde un compañerismo que hemos tenido entre nosotros. Nunca ha habido ningún problema de egos o cosas así.  Eso se nota mucho afuera, cuando la banda adentro es compañera o solamente se juntan para tocar. 

 

Sí por ahí, llega el negro Yayo y nos dice “háganme acordar que tenemos que hacer un video para tal banda, invitando a tal fecha o cosas así”. No sé si servirá eso…

 

 

¿Sienten como una especie de responsabilidad para con la escena en Mendoza? Organizando por ejemplo fechas con otras bandas.

 

Sí, cada vez que hacemos una producción propia, siempre invitamos a tocar a una banda para que toque antes. En el N8 estuvieron el domingo los “Gauchito” y el domingo anterior estuvieron los “Estado” que son una banda de San Juan con la que hemos tocado cuando hemos ido para allá, y “El Pueblito” que es una banda de El Calafate que se habían contactado con el Guille. Sino en los shows del Lobby siempre hubo alguien tocando antes de cada show: estuvo el Locomático, estuvo el Pimienta, estuvo la Tropilla Rea. O por ejemplo, en la fiesta del sábado toca Chapeca que siempre hemos tenido contacto con ellos, ensayan en la sala del Tincho desde que empezaron entonces como que tenemos muy buena relación con los chicos,  los hemos invitado a cantar algún tema. O por ahí hacemos eso también, a parte de invitar a una banda a tocar antes, siempre invitamos gente a tocar en algún tema. Siempre en algún toque de la Skandalosa va a haber un invitado por lo menos en algún tema.

 

O una propuesta de casamiento…

 

-riendo- Fue muy loco eso. Habíamos estado en la tarde en el bingo que nos habían organizado nuestras amigas y fue el chico con la novia y dijeron “no, este sábado no pudimos entrar pero ahora venimos a comprar las entradas para el domingo” y el chico lo agarra al Maurito y se lo lleva, y nosotras nos quedamos hablando con ella… se van y el Maurito nos dice “el loco le va a pedir casamiento esta noche en el escenario”. Y dijimos que estaba todo bien. Está bueno también tener esos momentos así, ¿por qué no? Y más que encima te dicen “nos conocimos en un toque de ustedes”. Manso amor. 

 

¿Y qué onda con el Banderazo? ¿Cómo se hizo? Tener a esa gente ahí tan cerca y que banque tanto…

 

Y eso está buenísimo también. Ellos lo organizaron en febrero, dos meses después del fallecimiento del Cebo. Fue re loco porque estábamos cada uno flashando la suya, volviendo de las vacaciones y nos dicen “en el parque Benegas vamos a hacer esto, un banderazo en apoyo a los pibes”, y fue uno de los puntapiés para poder seguir también, ver que la gente seguía ahí haciéndonos el aguante fue muy loco. Estaba toda la familia y estaban ellos y un montón de bandas también que se acercaron a tocar y a dedicarnos unos temas. Fue muy lindo. Y lo que siguen haciendo ahora también, todas las acciones solidarias, que hacen campañas para el día del niño, para hacer donaciones a los merenderos. Eso está buenísimo que ayuden a los chicos. Nosotros, siempre que podemos, damos una mano, estamos ahí. La otra vez fuimos al chocolate que hicieron para el día del niño. Ahora han organizado unos videos con dedicatoria para la gira.

 

¿Se ven dentro de unos años con la Skandalosa firme?

 

Nos vemos firmes y más ahora con todo lo que nos está generando el viaje a México es como que tenemos muchas ganas de proyectar hacia allá. Además como que sentimos que se lo debemos al Cebo; él siempre nos dijo “ustedes tienen que seguir” siempre apoyó todo. Cuando sacamos la canción de “La Bomba” nos mandó un mensaje hermoso y además también por nosotros, todos queremos vivir de La Skandalosa porque es lo que nos ha acompañado la mayor parte de nuestras vidas, más que todo a los chicos que están desde el secundario más o menos con La Skandalosa. Pero sí, queremos que sea nuestro proyecto de vida, si bien siempre hay roces o cosas así pero son giladas del momento que se pasan y que son entendibles por todo lo que hemos pasado. Uno por ahí medio que se cansa porque siempre algo tiene que pasar, siempre hay un palo en la rueda. Pero yo creo que eso también es lo que nos ayuda a seguir, a pesar de la cantidad de adversidades que hemos tenido nos motivan para escribir. 


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Maga (martes, 13 noviembre 2018 17:14)

    Estoy llorando e MANSO AMOR

NOTAS RELACIONADAS