Martes 09/10/2018

Macarena Marset, cantante de "Chapeca"

“El indie a veces también se polariza en seis o siete bandas y la verdad es que todas las semanas –en Mendoza- salen discos zarpados.”

Una Charla con "A Tu Luz"

Horacio Campos en guitarra y voz, Juan Manuel Correa en bajo, Facundo Correa en las teclas y Eduardo Cardozo tocando la bata, conforman “A Tu Luz”. Sensaciones compartidas por los integrantes se reflejan las letras y melodías de las canciones. Todo surge y fluye. Sin muchas trabas, la banda se define una meta y la cumple. A  Tu Luz son sonidos que van desde lo experimental de una especie de rock psicodélico a algo más crudo que acompaña los mensajes que se quieren expresar en el momento. Ellos se definen como una banda para acompañar a un café o un whisky, según lo que pinte.

 

Su material discográfico hasta hoy consta de un E.P. homónimo y un “Disco de Invierno”, lanzado por el 2016. Pero se vienen cosas nuevas para esta formación.

 

Los entrevistamos para que puedas conocer un poco más de su historia y realidad en la escena de Mendoza y esto fue lo que surgió:

 

¿Cuándo empieza esta formación?

 

Horacio: Hemos cambiado de formación un par de veces, pero estable, estable estamos hace un año. Venimos tocando del 2008 con juntadas periódicas y más o menos en 2009 empezamos a tocar más seguido. Nosotros (Horacio, Facu y Juanchy) venimos desde siempre y Eduardo, que es el baterista nuevo, está desde agosto del año pasado.

 

¿Se dedican a la música específicamente o tienen otro laburo?

 

Horacio: Cada uno trabaja de algo ajeno a la música. Por ahora es insostenible, digamos, con los ingresos de la música no se puede vivir de eso. Pero bueno, creo que se apunta a un futuro, estaría buenísimo. Es una construcción que va de a poco.

 

Soy ingeniero industrial. Trabajo en una cooperativa recuperada en la parte de gestión y demás.

 

Facu: Yo trabajo en la editorial que depende de la Secretaría de Cultura y me dedico a la parte de hacer libros.

 

Juanchy: Yo estaba trabajando con equipos técnicos para asociar cartoneros. Hace poquito empecé a trabajar en área de Ambiente en Guaymallén. También, soy ingeniero, de ahí nos conocemos con el Horacio y de ahí empezamos a juntarnos a molestar un poco con lo que es la música y con todo lo que conlleva eso.

 

Facu: Cuando ellos se empezaron a tocar yo tenía, no sé, 15 años. Ellos necesitaban tecladista y me metí a aprender a tocar el teclado. Desde ahí quedó el  trío conformado pese a diversas modificaciones, por ahí, de la gente que integraba la banda.

 

¿Por qué “A Tu Luz”?

 

Juanchy: “A Tu Luz” es la proyección del de enfrente, de la otra persona. Surgió de esa manera, tirando nombres. Yo había hecho en teatro una recopilación de poemas que nos íbamos pasando, antes de las redes y demás, entonces cada uno iba poniendo lo suyo y lo volvía a pasar a otra persona, como la película “Cadena de Favores”. Y el instructivo para eso finalizaba como a tu luz: era lo que quería representar, el tema era que se reprodujera, que siguiera y que cada uno apostara a eso.

 

Horacio: Creo que también en la música buscamos que se termine de cerrar lo que uno hace en la percepción de cada uno.

 

Ahí se completa la obra, con el público. Sino queda inconcluso. Pensamos en hacer cosas pero no sería si la gente no estuviera ahí molestando.

 

Tomando el cambio del baterista, ¿además hubo otros instrumentos en “A Tu Luz”?

 

Horacio: Sí, bajistas hubo varios hasta que ese rol lo fueron ocupando Facu y Juanchi. Como que vamos pasando los instrumentos. En un momento hubo una trompeta, percusiones y demás. En función también de la gente que vamos conociendo y de lo que nos gustaba que fuera sonando. Son muchos años, hay momentos en los que querés sonar más sólido, otras veces un poco más experimental.

 

Ustedes hoy, ¿qué estilo musical consideran que hacen? ¿Se encasillan dentro de lo que es la movida “indie”?

 

Juanchy: Realmente, desde la concepción, la banda ha tenido siempre la misma entidad. Como un: “Vos metele lo que sea que de ahí sale lo que sea”. Con el correr de los últimos años como que se encasilla en lo indie, pero antes era como rock alternativo, psicodélico o indie. Se persigue a veces una etiqueta. Y nosotros evidentemente tenemos cuestiones del indie pero de la psicodelia, del rock también, del jazz… Molestamos con todos los instrumentos, con todos los ritmos. Tenemos hasta un candombe, que en realidad era un stoner? junto con un candombe. Se va diluyendo eso de los límites sobre el estilo de música o lo que uno cree que está haciendo. Lo que sí, no tenemos una referencia de una banda de Mendoza. Eso nunca nos llamó la atención. De hecho las variantes de lo que nos gusta a cada uno son muy diversas. Eso también está bueno a la hora de creativizar o de armar algo.

 

Juanchy: La etiqueta sirve para controlar. Si vos le ponés nombre a algo, tenés que estar entre ciertos límites sino no sos.

 

Horacio: La etiqueta en realidad sirve para vender.

 

Juanchy: Claro, pero vos a lo controlable lo podés vender.

 

¿En qué lugares suelen tocar?

 

Horacio: Generalmente en temporada primavera-verano, cuando hay más calor, se dan los patios, esa movida un poco independiente y clandestina por toda la cuestión de no haber un soporte cultural. Generalmente organizamos nosotros o nos invitan. Y después en diversos bares o teatros, se va dando. En N8, en bares, en casas. El set que tenemos también nos permite esa flexibilidad para ir cambiando de lugares y que no tengamos que sacrificar muchas cosas. También estamos bastante acostumbrados a sonar con pocos recursos, con más recursos, creo que eso lo viven todas las bandas de Mendoza, tienen como que adaptarse a lo que hay porque si no, no tocás. No hay un patrón que vamos siguiendo para decir “de ahora en más no tocamos en estos lugares y sí priorizamos esto”. Si la propuesta nos gusta vamos y estamos.

 

¿Cómo es la experiencia cuando ustedes tienen que salir a buscar el lugar o evento?

 

Horacio: Generamos, por ahí, con bandas que nos llaman la atención o que pueden cerrar tal vez en cierto momento un círculo de sonido que nos gusta… Tratamos de que la gente que vaya a compartir esté satisfecha con todo lo que va a escuchar y generar como una comunión con la gente. En la casa de Juanchy que tiene un patio re lindo, hemos hecho varios eventos que generan eso. Ya movidas más grandes, como en teatros, generarlo nosotros no ha sucedido todavía.  Sí hemos participado. Una vez en la sala circular del Le Parc.

 

Facu: De los lugares más institucionales, es simplemente ir y pedir qué fecha tienen. De ahí algunos te cobran otros no.

 

¿El Le Parc en ese momento les cobró?

 

Horacio: Sí, te cobran SADAIC, AADI CAPIF Nos cobraron y después el resto “borderaux”. Te quedás con una parte, creo que es 70/30 al igual que en la Nave Cultural. Más allá de los lugares lindos y demás, tratamos que donde vamos a tocar esté con la cantidad de gente necesaria como para que no se sienta muy vacío ni sobreexplotado. Va un poco en la comodidad del que va.

 

Recién mencionabas los toques en lugares clandestinos, ¿les tocó alguna vez que clausuraran un lugar mientras estaban tocando?

 

Horacio: Sí, una vez. Cayó la policía pero pudimos terminar el evento a volúmenes bajos. La gente que va sabe que no es una cuestión  personal de cada uno, sino algo que se da. Hemos ido a fechas en las que ha ocurrido eso y no es culpa de nadie, es culpa de un sistema.

¿Por qué se prefiere ir a lugares clandestinos?

 

Facu: Dependiendo del lugar de la provincia, porque a veces son más las políticas del departamento, del lugar. Yo creo que en el caso de capital y con toda esta falta de lugares más céntricos, porque te empezás a ir a otros lados y te das cuenta que en otros lados también laten y suceden cosas. Yo creo particularmente que los organismos piensan todo a corto plazo: “Hace un ruido zarpado, clausuremos”. Pero no, pará un poco la mano. En Barcelona hubo un proyecto con el que acustizaron todos los lugares para tocar y se podía hacer música sin molestar a nadie. Con todo lo que eso enriquece a la cultura, sino sos un slogan nada más; de vino y montaña y el tour de lo que sea, y las bodegas y tocar… es mentira todo eso. Suceden un montón de cosas fuera de ese organismo y en cualquier otro círculo. El indie a veces también se polariza en seis o siete bandas y la verdad es que todas las semanas –en Mendoza- salen discos zarpados. “Do” tiró esta semana dos temas buenísimos, que es uno de los integrantes de Pablo Primero, “Vianti” que es una gran banda, “A Casa” va a editar en vinilo. Hay un montón de noticias re importantes en realidad, los círculos lo que hacen es cerrar opciones y la cosa se vuelve como bruta.

 

¿Cómo viven el acompañamiento o ausencia de medios hegemónicos o alternativos?

 

Horacio: Me parece que el alternativo hace bastante que viene haciendo fuerza. Por lo menos a nosotros, en oportunidades, por tocar un punto, de lo que son las radios hemos tenido chance y siempre ha sido re buena la predisposición. Al igual con los medios independientes, nos ha pasado con gente que ha ido a vernos y justo se copan y nos hacen una entrevista. Está buena la posición que toman para generar un documento o algo. También lo que son “Acequia” o “Señal U”, más allá de la participación puntual o no nuestra, han abierto la participación a bandas por ejemplo en el noticiero. Creo que de a poco se va rompiendo todo. Sin duda es lento, y como en todo, no es a la velocidad que nos gustaría pero por lo menos sucede.

 

¿Pensaron alguna vez ir a Buenos Aires a grabar y hacer carrera o mejor en Mendoza?

 

Juanchy: En Buenos Aires sería lindo tocar. Es complicado moverse por la plata y tiempo pero también los medios están. Yo creo que ya no es necesario polarizar tanto en Buenos Aires. Sí pasa que allá vas y hacés lo que sea y si o si te ve un montón de gente porque hay mucha gente por metro cuadrado y también la cultura es más abierta a lo nuevo. Entonces se puede ir y tocar. De hecho fuimos el año pasado a Córdoba y a San Juan y la misma gira está buenísima. Ahora, para localizarse allá hay que ver si se abren oportunidades, pero sino acá el dinamismo es bárbaro también. Volviendo un poco al tema anterior, de ir aplacando estos núcleos donde van enfebreciendo la cultura eso es a nivel local y territorial. Lo que no pasa en un lado pasa en el otro. Me parece que es parte de una tradición de política más vieja. Ahora está el quiebre con las nuevas generaciones en muchos aspectos y entre eso están las políticas de un municipio, etc. La represión del conservadurismo está siempre presente, en la música es así.

 

¿Pero ven también que hay un recambio  de público que ve también lo local y no se va tanto a lo nacional?

 

Facu: Sí, las nuevas generaciones están a full. En las producciones tenés, ya en los grupos, gente que está con audiovisuales, con música, con plástica, con teatro y es todo un combo. Hay muchos menos prejuicios que hace unos años, eso también abre.

 

Horacio: Sí, a mi me gusta que las bandas que están sonando de cabeza, tanto en Mendoza como a nivel nacional, hayan tomado una postura de mantener su ubicación acá. Tal vez tienen muchos más eventos allá ahora que acá pero siguen teniendo base acá. Y eso marca una diferencia con respecto a lo que pasaba antes que uno sentía que se tenía que ir para no perder presencia. Eso me parece que ha sido un gran logro de las bandas populares del indie que no pierden presencia. Manejan muy bien las redes, creo que hay toda una cuestión de entender muy bien el contexto y saber manejarlo. Me parece que es algo muy bueno para que todos podamos soñar de alguna manera en el lugar en el que estamos.

 

En Mendoza las bandas no se rigen por sellos discográficos ni las movidas que se esperan afuera, ¿la autogestión toma más presencia?

 

Horacio: También la parte de sofocación que ha tenido Buenos Aires con respecto a lo nuevo, que llame la atención a los jóvenes, tiene que ver a lo mejor con esto de que se entendía que tenías que pertenecer a algo. Aunque “El Mató” generó una movida independiente, pertenecía a algún sello como el APRA y eso te excluye. Acá en Mendoza nadie pertenece a nada. Uno saca un disco con un celular y le re gusta a todos o no y se fueron rompiendo los pasos que supuestamente había que hacer. Y eso genera la posibilidad de que, si vos querés agarrar una guitarra decís: “¿por qué no? Hago este video, lo subo y se cortó el chiste, el negocio”. De hecho en Buenos Aires como que todo está ahí, vuelven a los mismos recursos o usan una estética similar, está todo sofocado. Acá como que están rompiendo cosas los pibes.

 

Facu: Lo de la autogestión es re loco. En realidad es qué hacés vos con el tiempo libre del tiempo que vos decidas dedicarle a eso. Eso es lo loco. Entonces tenés que empezar a ponderar en posibilidades, según la que te haya tocado en este mundo.

 

Los medios hegemónicos no acompañan a la verdadera cultura local

 

Juanchy: Los medios están yendo como más lento que lo que pasa.

 

Horacio: Me parece que eso es algo histórico y que va a seguir sucediendo. No solo de los medios, creo que todos hemos sido así: Yo, por ejemplo, no conoceré en profundidad como alguien que sí vive del arte, al arte de la pintura. Yo tal vez conozco a un par que me sonaron por un par de medios. Y me quedo con eso porque no tengo tiempo o porque no tengo ganas de  ponerme a indagar; eso le debe suceder a mucha gente. Lamentablemente va a pasar siempre. Lo mejor que podemos hacer para ir en contra de eso es asumirlo como un hecho, no obligar a nadie, y ver qué podemos hacer nosotros para captar la atención de la gente.

 

Facu: También, poner en valor todo lo que hay en oficio en curtirte como banda, como público. La palabra independencia es re amplia todavía entonces es obvio que tenemos que seguir. Yo prefiero que antes de salir en canal 9, hacer esta entrevista y quien vea y le gustó lo que dijimos, que se meta y escuche un tema, tocarle eso. Si no tocamos con luces y cosas y no hicimos nada.

 

 

Hablemos de sus discos...

 

Horacio: Nosotros tenemos dos E.P. y un disco. El primer E.P. lo sacamos en el 2009 que se llama “A Tu Luz”. Éramos cinco en ese momento y ahí nos sacamos un montón de cosas con las que teníamos de más chicos. Era un sonido más eléctrico y unas mezclas más osadas, sin tanta definición de un camino pero nos encantó en su momento y nos sigue gustando como parte de la historia. 

 

Después, en el 2015, oportunamente en ese momento nos quedamos con “Juanchy” solos, entonces buscamos recursos para poder suplir batería y  demás (nos compramos un bombo legüero a parte de las guitarras). Después del E.P., con la contribución de Facu (que en ese momento estaba avocado a un proyecto personal) en las teclas, hicimos un disco bien fogonero porque era lo que teníamos. También participó ahí “Germán Blog” en los bajos. Pero bueno, siempre estábamos los dos (Juanchy y Horacio) y salíamos a tocar con dos guitarras, bombo y a veces teclados. Grabamos 11 canciones pero salieron a la luz cuatro o cinco canciones; las otras quedaron como archivadas.

 

 En el 2016 grabamos “Disco de Invierno” que lo grabamos de toque, muy austero en una casa en San Carlos y lo sacamos en el 2017, el año pasado. Ese disco tiene mucha carga emocional, tiene una identidad muy linda. Movilizó más de lo que pensábamos para nosotros; es más, creo que no esperábamos nada sino era más por largar algo que teníamos ganas de contar y nos abrió un montón de lugares, estuvo mucho más linda la recepción y lo que opinaba la gente.

 

“En el disco participaron Horacio Campos, Juan Correa, Facundo Correa, Silvina Ormeño. 

 

Tapa: se presentó ante nosotros gracias a las “nuevas” tecnologías y desde ese momento fue la cara del disco, sin duda, Cosme Andaluz fue el creador”, reza la descripción del disco en la página de la banda.

 

¿Qué cosas querían contar con “Disco de Invierno”?

 

Horacio: Y, nació en invierno. Hacía mucho frío, había neblina y estábamos todos un poco apagados por cuestiones particulares. Siempre compartimos como sensaciones. Eso se transformó en una letra, en una fascinación por un personaje x que tiene un montón de cada uno de nosotros. Se plasmó en una letra; la música vino como en colación. Se vomitó en un fin de semana. Es más, no lo habíamos ensayado antes de grabar.

 

Facu: Ensayamos dos veces y era malísimo lo que había pero así y todo decidimos hacerlo.

 

Horacio: Íbamos marcando los mismos tiempos en el mismo disco. Lo masterizamos nosotros con los recursos que teníamos. Se aprendió un montón y estamos super conformes. No es un sonido super “High Definition” de lo que está sonando ahora pero tiene esa carga de la casa o del ambiente se pudo plasmar como una mini obra.

 

“El Disco de Invierno fue desarrollado a partir de una imagen, una imagen mental, una sensación… la letra no se pensó, salió. Es crudo, así es el mensaje, así lo quisimos grabar, así lo quisimos masterizar. No pedimos ayuda, lo hicimos con lo que teníamos, con las capacidades que teníamos porque era nuestro. Hasta ahora… ahora es de todos.” 

 

De ahora en adelante ¿Qué es lo que se viene para la banda?

 

Facu: Ahora estamos mezclando una grabación que hicimos en un formato más austero y acústico sin tantos chiches ni soniditos locos. Estamos mezclando eso. Además vamos a entrar a grabar un próximo E.P así que estamos enfocados en esas grabaciones.

#NUESTRAVOZNOSEAPAGÓ

 

En la producción de la entrevista colaboraron: Angie Tonelli y Ángeles Álvarez


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS