Jueves 06/09/2018

Macarena Marset, cantante de "Chapeca"

“...siempre tratar de ir por más.”

Una Charla con Lorena Majowka

Lorena Majowka es profesora de educación física, preparadora física, instructora en técnicas de gimnasia, coreógrafa, jueza y bailarina. Hace ocho años dirige la Academia WKA de danzas urbanas, donde se enseñan todos los estilos de baile no académicos como lo es, por ejemplo, la danza clásica. A la academia asisten alrededor de cien alumnes de todas las edades y han participado en todos los torneos de Mendoza. Han ido a finales en Buenos Aires y Córdoba, una final en Brasil y dos veces seguidas al mundial de Hip Hop en Estados Unidos. De hecho el pasado sábado 1 de septiembre salieron campeones del torneo Universal Dance las dos categorías que se presetaron Ronin y Spirit.Nos acercamos a Lorena para que nos cuente más de este mundo de la danza:

 

¿Cómo llegaste a la danza?

 

Hace muchos años atrás. A la danza llegué un verano que terminaba la secundaria; iba a estudiar música al año siguiente. Entonces, en ese verano mi hermano me invita a ir a la escuela de verano de YPF. Cuando estábamos entrando en uno de los salones del club, estaban haciendo danza jazz, y yo dije: “Uy, ¡que copado!” y me metí a ver qué onda. Me puse a hacer la clase que nunca había hecho y me encantó. Seguí yendo y a la semana la profesora me invita a su grupo de danza para participar. Ahí empezó todo. Comencé a estudiar música pero le dedicaba más tiempo al grupo de baile que a la música. Entonces decidí estudiar educación física, y bueno, esta profesora se tuvo que ir y me dejó a cargo a mí.

 

¿Ahí es cuando empieza WKA, o viene después?

 

No, empieza mucho tiempo después. Empecé con Educación Física ese año y, a parte, me quedé con ese grupito que la profe me dejó a cargo y tomé clases de danza en otro lado. Como a los dos años me lesioné la rodilla y, cuando me estoy recuperando, empiezo a dar clases de fitness en otro gimnasio. El grupito ese ya se había disuelto y, a los dos años de eso, decidí armarme un grupo de baile de Free Dance y recién 4 años después empiezo con la movida de WKA (como para ponerle un nombre porque no tenía un nombre).

 

¿Qué quiere expresar el Hip Hop?

 

A mí lo que me gusta del Hip Hop es que es súper amplio con el tema de expresión. Primero, Hip Hop como cultura tiene muchas estilos dentro, y como estilo también tiene muchas maneras de expresarse. Lo veas desde el punto de vista  por donde lo veas, tiene muchas posibilidades y, como yo soy geminiana, me aburro fácil. Encontré en esta cultura y en esta onda toda esta amplia gama de posibilidades de expresarme. Me gusta la música, la forma de verse, los diferentes estilos, fusionar los estilos.

 

¿Qué tenés  en cuenta a la hora de hacer una córeo?

 

Generalmente, porque no siempre, el 80% de las veces, la música tiene que decirme algo y  también depende mucho de mi estado de ánimo (la música que elijo en ese momento). Y bueno, cuando me gusta algún tema que me gusta y me mueve diferente a los otros temas, trato de escucharlo muchas veces para ver interiormente cómo me llama a moverme ese tema. Trato de interiorizarlo para que una vez que está dentro lo pueda sacar con el cuerpo. Entonces sí te tengo que decir. Es una mezcla el group, o sea la cadencia del estilo que voy a usar más lo que me hace sentir (tratar de mezclar el estilo con lo que yo siento con ese tema).

 

¿Por qué bailar?

 

Porque… No sé cómo explicarlo... Porque todo esta re-trillado, como “porque me hace sentir viva”... No se qué… Bueno, sí es todo eso, pero como que es mi manera de contar cosas, que a veces me cuesta con las palabras. Igual, a veces soy súper verborrágica. Cuando estoy nerviosa hablo mucho, cuando no sé qué decir hablo mucho. Como que hablo de más en lugar de ser concisa y, en cambio, con la danza soy más concisa. Aparte como que soy muy enérgica, muy visceral, entonces como que a través de los diferentes estilos que hago, de las córeos, me puedo ir expresando y canalizando todo lo que voy sintiendo.

 

Estoy enojada y lo saco por ahí. Estoy triste y lo saco por ahí. Esto feliz, lo saco por ahí. Es como mi manera de expresarme en la vida. Me resulta más fácil bailar que hablar a veces, o que explicar algo. Igual, a mí me gustan todas las artes: he pintado, he tocado el piano, he cantado en un coro... Las artes en general me encantan. Pero como que encontré en la danza la mejor manera de poder expresarme. Y bueno, si querés conocerme, mirate todas mis córeos y ahí, más o menos, te vas a dar cuenta cómo soy.

 

¿Quién es Lorena Majowka?

 

Soy una mujer de cuarenta y cuatro años (risas). No sé si soñadora, tal vez antes era más soñadora que ahora. Ahora soy más realista, digamos. Me definiría como una persona visceral, que me gusta que las cosas sean intensas. Yo soy intensa. Considero que hay dos tipos de personas: las que andan por la vida y las que sienten la vida. A mí me gusta ser de las que sienten. Soy muy pensante, muy analítica, que es medio contradictorio porque a la vez soy muy sentimental. Supongo que tiene que ver con mi geminianismo, pero sí soy como intensa y me gusta que la vida sea intensa y que las cosas no sean livianas, o sea no que sean pesadas, pero sí que sean... tengan una carga emotiva, que realmente traten de dejar una huella.

 

Como siempre digo: “La vida no me pasa por el costado, me atraviesa”. Y por eso creo que también me gusta mucho las artes, porque son maneras de uno de salir afuera y sacar lo que por ahí tenés adentro, que con palabras yo creo que no se alcanza a definir. Sí, me considero una persona luchadora y positiva. Tengo cuatro operaciones en mi rodilla y jamás dije “no voy a seguir bailando”. Al contrario, siempre le he puesto todo de todo para recuperarme. La gente no me cree que tengo tantas operaciones. Me parece que soy una persona que trata de estar en permanente crecimiento, de no bajar los brazos. Tengo mis días que todo me parece pésimo y oscuro y lloro y me cuesta salir, pero me dura poco (creo que eso es positivo) y salgo. Siempre considero que uno no tiene que prepararse cuando las cosas llegan, sino que cuando las cosas llegan uno tiene que estar preparado. El entrenamiento, el crecer, el buscar, el informarme, siempre ir un poco más allá... Tiene que ver con eso. Aunque no suceda, es como una excusa para seguir creciendo, no encontrar límites. Y me pasa eso tanto en mi vida profesional como en mi vida personal. Es como mezclado. Y parece como que fuera muy fría porque hay que tener un carácter para eso. Pero, a la vez, soy muy emotiva, muy llorona, muy sensible. Me encantan los perros, los animales; los amo. Sufro un montón y me emociono un montón con todas esas cosas: las amistades, con mis padres, la música, con la danza, con las cosas lindas de la vida. Y, a la vez, cuando tengo que salir adelante con algo, soy muy fría y muy calculadora y salgo adelante. Eso, más o menos, sería un resumen (muy geminiana) (risas).

 

¿Existe algún apoyo desde las políticas culturales hacia el Hip Hop?

 

El apoyo siempre está en las danzas más académicas: folclore, tango, clásico o flamenco. El Hip Hop es una danza que no es de acá, no es argentina. y encima se empezó a meter hace pocos años. Entonces no tiene tanto apoyo. De hecho, todas las cosas que se hacen acá (la mayoría de las cosas que te piden gente acá) es clasico. Entonces, es como muy loco. Está buenísimo pero no es hoy en día lo único que existe. Entonces para Vendimia, un show elegante, por ejemplo, si no hacés clásico o tango, no sirve. Y por ahí hay cosas del Hip Hop que son zarpadas y muy copadas que pueden quedar muy bien (depende de quien las haga también). Pero bueno, no se estila. Cuando no saben qué hacer o quieren hacer algo más under o más callejero, bueno, ahí nos llaman a nosotros. Como que está siempre encasillado en esa onda y por ahí... No sé... Bueno, como somos lo mendocinos.

 

 

 

Les subestiman…

 

Y, pero la mentalidad del mendocino es así también. Conclusión: mucho apoyo no hay.

 

¿Creés que se le da un buen espacio a la cultura urbana en Mendoza?

 

Emm... ¿Cómo te explico? Por ahí, se ha intentado darle un espacio en las Vendimias. Pero, de repente, los espacio que se le da en Vendimia son con música que no son de Hip Hop. Entonces es lo mismo, digamos (si es a nivel de gobierno). Pero después, sí hay gente que hace movidas para la cultura de Mendoza en diferente lugares y está bien que se crece. Lo que pasa es que no son muchos los adeptos. Ese es el tema. Los adeptos vienen más de afuera que de adentro (de la misma Mendoza, por eso es difícil). Pero sí hay gente que se dedica a que la cultura crezca; eso es indiscutible. Que cuesta, sí, cuesta un montón, porque, como te digo, hay muchos que quieren otros estilos y, por otro lado, hay muchos que se dedican al Hip Hop pero no hacen Hip Hop.

 

¿Qué le depara el futuro a Lorena Majowka? ¿Qué proyectos hay?

 

Mis proyectos son, por ahora, que la Academia siga creciendo. Hace unos años logré poner la academia WKA acá en el gimnasio del Pedro y, bueno, empecé con un par de clases no más y un grupo. Y bueno, se fue sumando un grupo y más clases y así hasta ahora que tengo profes que dan clases de adulto, juvenil y adultos mayores de todas la categorías. Hay un grupo más profesional con profes que dan clases de otros estilos, pero bueno, es un proceso. Prefiero ir de a poco, pisando lento pero firme. Mi proyecto principal es que la Academia siga creciendo y darle a los alumnos todas las posibilidades de que puedan elegir. Nosotros nos abocamos más a las danzas urbanas, a las danzas callejeras. Pero con el tiempo, si logro tener un espacio para mí sola, sería poder meter otras danzas también. Por ahora, a lo que estamos abocados es todo lo que es danza urbana y sus ramitas, como por ejemplo el Free Dance, el Strip Jazz, que no son  danzas urbanas específicas pero nosotros  siempre las orientamos con esos estilos de base.

 

Y después sí, seguir en competencia, que está buena. Lo que pasa es que las competencias, para serte honesta, todas han bajado el nivel. Acá en Mendoza principalmente, hay muchas competencias y torneos. Entonces no se exige como se exigía antes. Como que se ha vuelto más comercial (me van a matar). Entonces, al volverse comercial, todos clasifican, todos ganan, todo esto, todos aquellos, todos salen contentos para que vuelvan al año siguiente y paguen las inscripciones y con eso ganan plata. Entonces ahí ves que hay veinte torneos. Pero es un tema porque no hay mucho crecimiento cuando “Total, todos ganan”. Por eso hay que ir afuera para competir en una final o para competir en una proyección en la HHI o la World of Dance. Pero la realidad es que, como hoy en día en el país está bastante complicado, es difícil que la gente tenga plata para viajar a Buenos Aires o a Córdoba, y más a fin de año. Obviamente que la competencia es una opción siempre porque está bueno mostrar lo que la gente hace, pero también hay muestras de fin de año o a mitad de año.

 

Empecé a incursionar con obras de danza el año pasado. Este año no he podido porque ha sido un año complicado realmente. Pasaron muchas cosas. Pero la idea es sumar eso también para el año que viene dentro de la Academia.

 

Para cerrar, ¿te gustaría darle unas palabras o algún consejo a les bailarines?

 

El consejo que les daría es que, para dedicarse a cualquier cosa (no solamente a las artes, pero sobretodo a ellas), es que uno nunca termina de aprender. Entonces, generalmente acá no se entiende que no solamente es bailar; es entrenar, entrenar mucho, tomar clases, probar cosas, desafiarse todo el tiempo... Es tratar de aprender cosas nuevas. No es solamente quedarse con lo que me sale bien y me sale divino y no sé qué, porque esa es la tendencia que yo (yo, desde mi humilde lugar) veo que hay de acá. Como que todos están (o no todos, la mayoría)... creen que para crecer hay que irse de acá. Y sí, es una posibilidad. Pero también está la posibilidad de quedarse acá y romperse el culo, y entrenar, y entrenar en todo sentido, ¿eh? Mucha gente cree que entrenar bailando durante muchas horas y no. Entrenar físico: correr, hacer pesas, hacer flexibilidad, mover el cuerpo desde otro lugares... Que el cuerpo esté fuerte para poder después hacer lo que hacen después bailando, tomar todas las clases que se puedan y tratar de que cuando algo me salió no me quedo con lo que salió, ir por otra cosa nueva.

 

Hay una tendencia de “me quedo con lo que ya me sale divino y listo”. Es como la norma que usan siempre para cualquier cosa . Hay gente muy zarpada porque hace muchísimas cosas. Mi consejo sería eso: siempre tratar de ir por más.


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS