Lunes 16/04/2018

 

UNA CHARLA CON

LA TROPILLA REA

El sábado pasado nos juntamos con “La  Tropilla” en su lugar de ensayo: la casa del batero, Sebastián Robles, para charlar un poco acerca de su nuevo material, la movida en Mendoza y para conocerlos tal cual son. Esto fue lo que surgió

 

La Tropilla Rea está conformada por Pablo "Dante" Lehmman en voz, guitarra y armónica; Sebastián Robles en batería; Ricardo "Fino" Brallard en bajo y coros; Matías Aguilar en guitarras, coros y teclado; Jonathan Ramírez en guitarras y Lucas David Naspi en teclado.

 

Ellos se hacen llamar del estilo del rock, pero de un rock con presencia mayor del lunfardo como en el tango. Aunque esa propia definición ha ido variando debido a la sumatoria de distintos instrumentos en grabación. Hoy, La Tropilla Rea, es una mezcla de todos los estilos musicales que puedan congeniar con el mensaje de la canción.

 

Su primer disco, “Noche de Ladridos”, salió en noviembre del 2015. Casi tres años después, un 31 de marzo de 2018, el segundo álbum de la banda se hizo presente en las plataformas del mundo. “Respira”, en un poco más de 23 minutos, te hace sentir, bailar y respirar, como ellos dicen.

 

¿En qué año surgió La Tropilla?

 

Fino: Dante y yo fuimos los que arrancamos con el proyecto por el 2013. En el 2012 estaba el proyecto solista de Dante. Hay un demo de “Dante y La Tropilla Rea” de ese entonces. Varios temas están incluidos en el disco anterior o en este como la canción “Rara Vez”. De ahí arrancamos nosotros dos como La Tropilla Rea con otros integrantes. Jonathan entró antes de que presentáramos el primer disco. Después entró Mati, y Seba con este disco nuevo. 

 

¿Se hacen llamar una banda independiente? 

 

Fino: Sí. Toda la producción es nuestra tanto del disco anterior como este. Nos dio una mano muy grande el ingeniero con el que grabamos, Federico López, pero todos los temas son nuestros. Dante es quien escribe y nos trae las canciones. Nosotros le ponemos la música, algún cambio de ritmo. Es el que cuenta la historia. Pero está bueno laburar con productor para el día de mañana, es una experiencia para aprender. Pero venimos laburando bien; nos gusta; el disco está buenísimo y estamos muy felices con lo que hemos logrado.

 

¿Cómo fue la experiencia de grabar el segundo disco?

 

Fino: Fue distinto a lo que fue el primer disco. Un estudio mucho más grande, más profesional. El primer disco fue, de alguna forma como más casero, en un estudio más chiquito. La verdad es que fue una experiencia que estuvo bastante buena… con ingenieros de sonido. Creo que estuvimos más ensayados. Fueron pocos temas igual; seis temas. Fue rápido. El disco anterior duró dos años la grabación…

 

Dante: Para el disco anterior usamos el estudio como método de composición. O sea, fuimos con los temas casi pelados y ahí fuimos componiendo y armándolo. Acá (refiriéndose al segundo disco) ya fuimos directamente con todos los temas armados.

 

Venían de un primer disco de casi 50 minutos ¿Por qué redujeron la duración de este a 20 minutos? ¿Fue por algo en especial o simplemente se dieron esas canciones?

 

Matías: En algún punto nos dimos cuenta de que, en los discos de diez u once canciones, suelen haber muchas canciones que son de relleno. Te das cuenta como que le ponen menos pila. Nosotros quisimos ir directamente al disco de una. Si escuchás el disco todo está generalmente al palo. Siento que no hay una canción de relleno.

 

Fino: También es la moda. Hoy alguien no te escucha un disco de doce canciones. Quisimos hacer un disco más corto y que los seis temas estén buenos y listo. Hay muchas bandas que sacan Lado A y B, y en realidad es el mismo disco, son doce temas dividido en dos en un año de diferencia. Llegás más rápido a la gente en 20 minutos que en una hora. Igual quedaron un montón de temas que se grabarán después.

 

Pasemos al tema de los invitados, que son muy distintos a los del primer disco.  

 

Fino: El “Tincho” (Martín Brkljacic) nos había dicho que él quería grabar en algún tema y justo dio la casualidad que en ese tema necesitábamos una guitarra acústica y él no tuvo ningún problema. También de invitados tenemos a los vientos de los “Pucha Ché”: Fugy Altavilla y Damián Garrido. También está la percusión de “La Skandalosa” con el “Maurito”. Él iba a grabar en un solo tema pero después escuchó otro que quiso grabar también. Costó un montón que fuera a grabar porque entre su disco y la skandalosa casi no tenía tiempo, pero se hizo el tiempo, fue y grabó. Le da un color buenísimo al disco que no esperábamos.

 

Matías: Todas las grabaciones de los invitados se armaron en el mismo momento de la grabación. 

 

Fino: Muy buena onda los chicos al haberse sumado. Son unos amigos que se prendieron y estuvo zarpado eso.

 

Claro, también está el tema de la amistad… 

 

Fino: Sí, está bueno. Grabar en FADER de alguna forma te da esas amistades. A los chicos de “La Skandalosa” los conocemos hace tiempo pero como que te da esa prioridad, de alguna forma podemos decir, que no te da grabar en un estudio independiente. Vas conociendo gente y te vas abriendo a unos caminos distintos.

 

¿Prefieren la producción del segundo disco o del primero como de forma independiente? ¿O ambas experiencias?

 

Fino: Las dos te enseñan. Son pasos. Está bueno el camino con otros músicos. Aprendés muchísimo de gente que lleva un camino groso y te va enseñando cómo hacer esto, lo otro. 

 

Matías: Ojo que en el primer disco, el Seba, que es el dueño del estudio y que nos grabó, también nos enseñó un montón de cosas… Aportó muchísimo. 

 

Fino: Nos consideramos novatos en estas cosas. Todas las bandas nos consideramos nuevos a la hora de grabar un disco. Queremos que el disco suene así y hay un error pero no importa, el error es propio de La Tropilla. Hay bandas que les encanta que suene bien. A nosotros tal vez nos gusta que suene un ruido…

 

Matías: Porque nos pertenecen. Tenemos errores en el disco nuevo, sabiendo que están. 

 

¿Va a haber presentación del disco pronto? 

 

Matías: Pronto no. Estamos pensando en agosto septiembre más o menos. Darle la rueda al disco, girarlo. Acabamos de sacar hace dos días -5 de abril- el disco en Spotify. El día anterior -4 de abril- sacamos el video de “Respira” que es el nombre de la canción que lleva el disco. La idea es girarlo y lograr hacer un movimiento más grande, si se puede, para cuando se tenga que hacer una presentación. 

 

Fino: La idea es hacer algo lindo con el tema de los audiovisuales, escenografía. Hablar con los invitados. Tenemos invitados como los chicos de La Skandalosa que viven de toques y giras y es complicado coincidir con ellos para que toquen. Entonces la idea es armar todo lindo, que esté bueno y no ir a presentar el disco por presentarlo. Sí hay fechas para seguir mostrando lo que hacemos pero no van a ser una presentación oficial.

 

¿Cómo fue la experiencia de grabar el video “Respira”? Es el primer video de la banda… 

 

 

 

Matías: En realidad no es que es un video guionado o algo. Fue parte de la misma grabación. Fue raro estar haciéndolo y que te pongan la cámara cerquita. 

 

Fino: Está bueno porque en el video pudimos mostrarnos cagándonos re risa, tomando mates; esas cosas que no se ven tal vez de una banda dentro de un estudio de grabación. Es un video grabándonos a nosotros concentrados. No muestra a la banda arriba del escenario. Es totalmente distinta la banda arriba del escenario de lo que es grabando. Hay mucha seriedad ahí entonces tratamos de buscar escenas y tomas que no tengan nada que ver con nosotros tocando. Ese fue más o menos el concepto y creo que va bastante con el tema de lo que es “Respira”, que habla un poco de vivir el momento, de dejarse estar, de liberarse. Ser nosotros mismos; lo que es La Tropilla.

 

¿Qué es para ustedes “Respira”?

 

Dante: Básico para vivir. El primer disco fue como oscuro desde el cual me parece que la banda había cambiado. Ya para la producción del segundo, necesitábamos algo un poquito más claro. No es que el primero haya sido negativo pero sí contaba muchas historias con literatura media bajón. Entonces se trató de hacer algo que sea mucho más positivo. “Vamos arriba”-refiriéndose a la primer canción del disco nombrada “Vamos”- “caminamos, respiramos”. Creo que es el lado más febril de la banda. En vez de tantas ganas de contar, más ganas de saltar. 

 

Sebastián: Para mí, en lo personal, es un desafío porque yo vengo de otro estilo de música. El primer disco no lo toqué yo; entré acá. Ha sido una propuesta interesante. 

 

Dante es el que generalmente lleva las letras y canciones ¿Alguna vez a alguno de ustedes le ha surgido la idea para hacer un tema para la banda? 

 

Jonathan: Sí, pero no nos deja. (todos ríen.)

 

 

Dante: ¡Eso es mentira! Siempre están abiertas las puertas para que digan “che, acá tengo un tema”. Pero nunca hemos llegado a esa instancia…

 

¿Con la música pasa lo mismo o sí se van uniendo las partes? 

 

 

Matías: Dante viene y te dice “chicos tengo esto” y toca la guitarra o lo manda por Whatsapp al grupo. Y de ese esqueletito empezamos a armar el follaje después nosotros. 

 

Dante: Ahí se van poniendo todos los colores, dónde va más fuerte o más despacio. 

 

Fino: Por ejemplo, el tema de reggaetón. Ese ritmo no estaba antes.

 

¿Qué pasa con “Cosas del Diablo”, el tema que dicen que tiene reggaeton?  

 

Matías: Es que en realidad es una batería con ritmo, es parecido al de reggaetón. Viene Dante y nos dijo que en una parte estaba bueno ese ritmo.

 

Fino: Es un tema en el cual, cuando uno lo escucha habla mucho de la banda en sí. El estribo dice “cantamos, saltamos, bailamos” y en una parte dice “somos La Tropilla Rea”. Creo que en cualquier momento en que una persona te pone un tema -de reggaetón- lo escuchás, lo bailás y se trata de sacarte ese prejuicio. Está bueno que en un tema haya muchos ritmos musicales. Empieza con una cumbia, vuelve con un punk, después con un reggaetón, termina con una cumbia de dos covers: un tema de Billy Idol y un tema de los Ramones, géneros totalmente distintos. Está bueno mezclar cinco géneros distintos de música en una canción para generar eso de que toda la gente se puede unir en hacer música. 

 

Dante: Está bueno cuando estamos tocando y ves al que tiene camiseta de “La Renga” lo baila. 

 

Fino: Y ahí te das cuenta, que el ritmo musical cuando cantás “mové el culo” está mal y cuando le cantás al amor está bueno, por ejemplo. Lo literario con la música acompaña un montón entonces podés hacer un reggaetón que tenga una buena letra. El ritmo musical, aunque no te guste lo bailás. 

 

¿Qué es lo que buscan transmitir? 

 

Dante: Tratamos de reflejar tal vez lo que vemos; tal vez habrá algo personal, pero por ejemplo este tema –He Visto- tiene más contenido social. 

 

Fino: Este tema creo que es el que muestra más lo que la sociedad ve hoy en día. Como en la frase “He visto un milico pisando la bandera de la gente” es como algo natural que vemos todo el tiempo. Los otros temas muestran a la banda; muestran a una persona, como en el primer disco, que cuenta una historia. 

 

Dante: Claro, habla en tercera persona. Por ejemplo en “Mistonga”. Mistonga es una palabra de lunfardo la cual significa muy humilde o se le decía así a las chicas que eran muy humildes. Son realidades sociales que uno ve. Está bien o está mal no lo sé. No importa. Está latente. Y hay temas como “Vamos” que dice salgamos del tedio no nos sirve de nada vamos para adelante seguimos caminemos en algún lado hay luz. Igual en Rara Vez, son retazos, no es que hablamos del pasado. Son retazos que se va construyendo. Se habla de la época del proceso pero en un solo verso nada más. Se habla de la calle hoy. Cosas del diablo, es simplemente una historia con una realidad fantástica- Es tratar de marcar una escena en la cual vos vas caminando por la calle y te encontrás a una comparsa dirigida por el diablo que te lleva a la fiesta. A dónde terminás no sé. Tal hayan pequeñas realidades marcadas pero no hacen el tema, lo construyen nada más.

 

Es muy difícil encuadrarse dentro un estilo o algo parecido, pero ¿cómo se definirían ustedes? 

 

Fino: Como la Tropilla Rea. Yo creo que hemos logrado un género… Es un disco muy versátil; tenés cumbia, tenés ska... Nosotros no tenemos vientos en la banda y surgió el decir invitemos a tales músicos. Y quedó buenísimo. No tenemos percusión, invitamos percusión y quedó buena. Y grabamos una cumbia, que salga un reggaetón, que salga un punk, etc. Los temas van surgiendo. Dante trae las canciones, las toca y se van armando, abriendo y formando distintos géneros y cosas raras. Es un género en el que está el lunfardo muy marcado en el primer disco. Creo que eso marca mucho a lo que es la banda. Creo que en Mendoza, como lo que nos pasó en el primer disco, no existe el tango. No hay bandas que tengan el tango en este año o en este siglo. De alguna forma logramos, sin hacer tango, usar esa poesía. Eso está bueno porque hay muchas bandas hoy en día que a la letra no le dan pelota es pura música; suena bien instrumentalmente pero a la letra no le dan bola. Nosotros tratamos que la letra tenga un sentido literario. 

 

Entonces la Tropilla Rea es la fusión entre la literatura del tango y todos los estilos que se van dando… 

 

Matías: Van a surgir muchos estilos.

 

Dante: Lo que logra, si hablamos del disco anterior y de este disco, es que hemos cambiado en muchas cosas que nos dan libertad para seguir haciéndolo. Nos da la libertad para decir che, mañana hacemos una chacarera rock…

 

Fino: Hay un carnavalito que no se pudo grabar 

 

¿Cómo es la relación entre ustedes? Porque por ahí debe haber unos cortocircuitos… ¿Cómo se lleva adelante eso? 

 

Sebastián: Yo creo que la falta de encuentro es el problema, el eje del problema, no al revés.

 

Fino: Nos llevamos bien. Arriba del escenario hay una química increíble. Eso está buenísimo y es lo que le transmitimos a la gente. Tocamos para nosotros. Después decimos: “te equivocaste en esto” pero nos reímos. Pero pasan estas cosas, reuniones, juntadas y tal vez hacía un mes no nos veíamos. Somos gente grande que se juntó y armamos lo que es hoy en día.

 

Dante: Fuimos gente que se juntó para armar un proyecto en el cual hay una estadía mientras te llevás bien o mal. Y nos ha pasado porque esta no es la formación original de la Tropilla. Pasamos esa barrera del solo proyecto y ya estamos por una cuestión de amistad.

 

¿Se van planteando objetivos a corto plazo? ¿O van viendo según lo que surge? 

 

Dante: Yo creo que sí. Por ejemplo, en el segundo disco tuvimos esa meta de decir cambiemos en esto… Creo que nosotros tuvimos un click cuando tocamos en N8. Ahí hicimos los temas que estaban más arriba y la gente se re prendió con tres temas.

 

Fino: Y de ahí nos dijimos “hagamos un disco donde se haga pogo”. Que la gente baile, disfrute. 

 

Dante: A parte después a ese resultado lo vimos. Con ese pensamiento hicimos el disco, los temas. Después, por ejemplo, tocamos en San Rafael y eso que habíamos pensado salió. Era un hostel en el que entraban menos de unas ochenta personas y la gente explotó. Saltaba por todos lados. Ahora, si el próximo disco va a ser lo mismo, no sé. Está bueno poder decir cambiamos. Por lo menos de un disco a otro se planteó un objetivo.

 

¿Piensan en viajar con la banda después de la presentación del disco o cuando surja? 

 

Todos: Cuando sea. 

 

Dante: Lo vivimos un poquito con San Rafael, que no es lejos pero no es casa. 

 

Fino: Lo que pasa es que, fuera de la vida de cada uno, también es difícil llegar. Están de moda estilos musicales totalmente distintos al nuestro y la gente crece y,  tal vez, a la que queremos llegar es grande; el público más chico escucha otro estilo musical. Es difícil encontrar a una banda que más o menos haga lo que nosotros hacemos para recibirnos. El rock está como de alguna forma muerto en Argentina. Surgen otros estilos musicales y el rock se ha delegado bastante… Hubo épocas distintas en las que el que hacía rock salía a todos lados, podía girar por el país o afuera. Hoy está bastante complicado hacer rock y salir. No por menospreciar pero, el “Indie” está hoy re marcado y una banda Indie puede salir a tocar en cualquier lado, en Argentina o en el exterior y te van a ver. Y está buenísimo que vayan saliendo géneros nuevos pero, sin dejar de lado a los que escuchan al género viejo. Hay bandas que surgen con un género viejo y están buenas. Pero bueno eso es lo difícil de salir y generar ese circuito. 


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS

Una charla con "De Patas Cortas"
Una charla con "De Patas Cortas"
Una charla con "Secholaburra"
Una charla con "Secholaburra"
Una charla con "Andarríos"
Una charla con "Andarríos"