Sábado 11/08/2018

Macarena Marset, cantante de "Chapeca"

UNA CHARLA CON WILLY TERTULIAN

“Se está cocinando algo en Mendoza, los músicos se están acercando unos a otros y esto nos saca a flote a todos los que estemos dispuestos a generar y aprovechar otras oportunidades.”

Willy Tertulian nace en el mes de abril del 2017. Cada uno de los integrantes había formado parte de proyectos que, lamentablemente, no habían funcionado. Por esas casualidades de la vida, y porque es la mejor de las maneras en las que puede resurgir un proyecto, apareció Teo Lebon cuando todo parecía demostrar que la banda se disolvía. Al parecer, y en palabras de los miembros de la “Tertulian”, Teo calzó perfectamente con su onda y formaron, además, un grupo de amigos “re piola”, con el que vienen ensayando desde entonces. La “Willy Tertulian” está conformada por Pablo Rodríguez (bajo), Franco Salcedo (trompeta), Ezequiel Hughes (teclados y sinte), Teo Lebon (Batería) y Matias Trillini (Guitarra y voz). 

 

Además de querer conocer un poco a esta banda mendocina, la intención de esta entrevista es poder difundir un poco más el evento del próximo domingo en el “Lobby Club” (San Martín y Peltier de Ciudad), en el cual se presentarán junto a “Kenai” y “Desvergonzadxs Intergalácticxs”. “Locolatada”, es el nombre que eligieron, no solo busca mostrar la música de estas bandas locales, sino que también busca poder ayudar mediante la donación de cualquier cosa que pueda ayudar a aquelles niñes que no puedan disfrutar del “Día de les niñes”. Sin más preámbulos, les dejamos con la entrevista:

 

¿Qué tienen preparado para este domingo? 

 

El domingo vamos a estar presentando un tema nuevo que se llama "El rosal del Alien", además de nuevos cambios estructurales en canciones viejas de la lista.

 

Eso es algo que nos gusta de tocar con una frecuencia de un par de meses, podemos darnos el lujo de cambiar todo lo que queramos y llegar con tiempo suficiente a pulirlo para la fecha.

 

¿Cómo ven la escena local? ¿Y la relación con las bandas? 

 

La escena local creemos que tiene sus dos caras. Por un lado, la que castiga al artista emergente con malas condiciones para desenvolverse en su trabajo, malos tratos con los lugares y una falta de respeto a la figura del músico como trabajador. Por otro lado, podemos observar perfectamente que el municipio tampoco respeta el trabajo del músico, debido a los infinitos atrasos a la hora de pagarle al músico en fechas en las que se encarga de la producción. Tiene un lado muy violento para con el artista de Mendoza. 

 

Pero la otra cara tiene algo que decir al respecto. Se está cocinando algo en Mendoza, los músicos se están acercando unos a otros y esto nos saca a flote a todos los que estemos dispuestos a generar y aprovechar otras oportunidades. Si hay una buena predisposición al trabajo, dedicación para con el estudio y organización en cuanto al "¿qué se tiene que hacer?" y el "¿cómo se tiene que hacer?", encontrar lugar no se vuelve una tarea tan imposible.

 

Igual creemos que el foco del problema está en lo poco que se consume y fomenta la cultura en esta ciudad.

 

¿Qué buscan transmitir con su música? 

 

Instalar un marco de duda, aunque si bien se tiende a percibir más en la letra, al ser este lenguaje el aparato legitimador más usado, también en lo musical porque apoyamos la diversidad corte en lo rítmico, armónico y melódico. 

 

 

 

 

 

 

¿Qué tienen planeado para lo que queda del 2018? 

 

Por ahora estamos buscando cerrar una buena lista de temas bien ensayada, para el año que viene poder extender un poco más nuestro alcance a escenarios sin descuidar la música. 

 

¿Y para más adelante?

 

 

Para el año 2019 tenemos varios objetivos nuevos. Tenemos planes de irnos de viaje, quizá a Córdoba, tenemos la intención de grabar un EP, concentrarnos en salir a tocar mucho, quizás hasta ir expandiendo el grupo de trabajo que conforma Willy Tertulian. Realmente no tenemos idea de qué vaya a pasar, capaz que me pisa un 46 por escribir esto mientras cruzo la calle y se queda todo en la nada, no se sabe. Pero mientras sigamos ensayando y saliendo a tocar, todo está bien.

  

¿Cómo se manejan en la composición de los temas?  

 

Bien, la composición llega siempre de una manera distinta. Alguno tira una idea, la trabajamos, vemos como sale. Después salta otro con otra idea que puede ir con la anterior, como no, pero siempre es apta para “flashar”. O si no, nos quedamos metidos en la sala, improvisando o enroscados y, de una forma u otra, las cosas van saliendo. Siempre nos apoyamos en el estudio tanto práctico como teórico, lo cual nos hace estar arreglando las canciones constantemente.

  

¿Cuáles son sus influencias más marcadas de otros artistas? 

 

Todos tenemos una influencia distinta que nos caracteriza a la hora de crear, y según a lo que queremos apuntar es en quien/es de nosotros nos apoyamos. Pero como grupo tenemos bastantes bandas/artistas que nos vuelan el bocho. “Serú Giran”, “Militantes del climax”, “Snarky puppy”, por nombrar algunas. Y, constantemente, están apareciendo nuevas, podríamos hacer una lista enorme. 

 

 

 

¿Cómo está el tema de conseguir lugares para tocar? ¿Por qué creen que es así? 

 

Creo que el tema de los lugares para salir a tocar es complicado, porque por un lado no hay lugares que estén funcionando exclusivamente como espacio para el arte y, por otro lado, los lugares que sí están, y están habilitados, no tienen como interés principal al músico. Esto hace que por ahí buscar lugar sea una de las peores partes de organizar una producción.

 

 

La responsabilidad es de todos. De los entes gubernamentales por no responsabilizarse y tomar medidas para que los artistas puedan trabajar en paz. Del público por simplemente limitarse a consumir en vez de fomentar. Y del artista por seguir aceptando malos tratos en vez de reeducar a los dueños de lugares en materia de responsabilidad y compromiso.


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS