Viernes 07/12/2018

WKA INSIDE

Cuando alguien elige la danza en gran parte es para poder expresar, con el cuerpo, lo que normalmente le cuesta decir utilizando las palabras. Paradójicamente me encuentro en la tarea de intentar ponerle palabras a todo lo que se dijo con el cuerpo. Aun así, en el desconocimiento de esta expresión y sintiéndome ajena a la disciplina, entiendo que el arte es un lenguaje universal y, cuando cargas la pasión dentro, cuando querés transmitir todo lo que te pasa por dentro, de una u otra forma le hacés llegar a les otres. En WKA más que llegar, pudieron atravesar al público.

 

WKA es una academia dirigida por Lorena Majowka, donde se enseña Hip Hop, Dancehall, Street jazz y K-pop. El día sábado 24 de noviembre fue la muestra de fin de año en el Espacio Cultural “El Galpón”. Comenzó a las 21 hs, puntual (leyeron bien, fue puntual), a sala llena.  El propósito de la muestra, además de presentar las coreografías en las que han trabajado durante todo el año, era la de mostrar lo que se vive dentro de la academia. Con parodias cómicas se presentó como son les alumnes con les profesores, como son les profesores con otres profesores, las particularidades de cada grupo y las situaciones que tienen lugar en los entrenamientos. También se presentaron varios grupos de K-pop. 

 

Además, comentar un poco de que se tratan los distintos estilos, diferencias entre el hip hop y el K-pop que apenas difiere en lo que respecta a la música y estilo, pero nada que no permita que se puedan combinar. Al ser danzas urbanas, el vestuario siempre va más a lo cotidiano, pero eso no quita un estilo o un patrón, como en colores o las prendas. Aun así, el hecho de que cada persona vaya con algo distinto, le da más diversidad visual al arreglo de las luces que fue impecable.

 

Al ser estilos más actuales, entrabas en onda fácilmente, no solo con la música si no también los movimientos se te hacen cercanos. Fue bastante divertido, por ejemplo, que el grupo de infantiles incluyeran el bailecito del Fornite (juego popular entre los pibites) que también forma parte de la libertad de poder experimentar con cosas nuevas. Porque, además de aprender a bailar, también se busca aprender a crear, el sentido primordial del arte.

 

Cada paso, cada golpe, parecía marcar el ritmo con el que tu corazón debía latir, al compás de lo que ocurría en el escenario. Cada movimiento provocaba que la música se expandiera y que el resto de los sentidos empezara a participar de toda la percepción.

 

En WKA, además de las clases, están los grupos de competición que entrenan aparte una coreografía durante todo el año para poder participar de torneos. La mayoría de les profes: Yami Monsalve, Marcos Estebenez y Zyla Murillo participan también allí. El impacto de las “coreos” te llegaba con una potencia desmesurada, donde se notaba la meticulosidad de cada movimiento. Tenías que estar muy atento para no perderte ningún detalle, porque de ser así, te perdías la historia, el mensaje.

 

Espero que esta nota pueda servir para que más gente se anime a ver danza, que pueda darle una oportunidad a este rubro que tiene tanto para hacernos sentir.


Escribir comentario

Comentarios: 0

NOTAS RELACIONADAS